Caracas.- El gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, acusó hoy a su par estadounidense, Donald Trump, de reconocer que su país fue a la guerra en Medio Oriente tras el derribo de las Torres Gemelas bajo la falsa acusación de que Irak tenía armas de destrucción masiva.

Colin Powell, quien fue secretario de Estado del presidente republicano George W. Bush, informó hoy que rechaza la intención del abanderado de su partido, Donald Trump, para ocupar cuatro años más la Casa Blanca, por lo que tomó la determinación de votar por el candidato del Partido Demócrata, Joe Biden.

La decisión de Powell fue criticada por Donald Trump con el estilo calificativo que suele usar en su cuenta de Twitter contra rivales políticos como Nancy Pelosi o Barack Obama.

“Colin Powell, un verdadero estirado que fue muy responsable de llevarnos a las desastrosas guerras de Oriente Medio, acaba de anunciar que votará por otro estirado, el dormilón Joe Biden. ¿No dijo Powell que Irak tenía ‘armas de destrucción masiva’? No las tenían y sin embargo sí fuimos a la guerra”, escribió el mandatario.

Jorge Arreaza, titular del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores del gobierno de Venezuela, consideró el mensaje de Trump una confesión de que los Estados Unidos iniciaron la invasión de Bagdad sobre una mentira enunciada de manera pública a nivel internacional.

“La confesión del presidente de Estados Unidos reconociendo que su país y sus fuerzas militares fabricaron una guerra a partir de mentiras y falsas premisas. Así mataron a más de un millón de personas y destruyeron un país entero. Indiscutibles crímenes de lesa humanidad”, acusó el jefe de la diplomacia venezolana.

La presencia militar de Estados Unidos en Irak, iniciada en 2003, ha generado inestabilidad y violencia en el país durante los últimos 17 años, y convertido zonas del país en un cuartel de facto de los intereses de seguridad estadounidenses.

Como ejemplo, puede mencionarse el asesinato del general iraní Qasem Soleimani, perpetrado en el aeropuerto de Bagdad por el Departamento de Defensa de la administración Trump el 3 de enero de 2020.