POR  FERNANDO  ACUÑA PIÑEIRO

 

Como un buen torero de la política nacional, ovacionado por las multitudes ciudadanas, el Presidente  AMLO llegó este jueves a los  barrios pobres de Matamoros, arropado por  numerosos grupos de gente, que pese a la pandemia, no se quedaron con las ganas de saludarlo, aunque fuese  de lejos. En las  redes sociales, el llamado “Cabecita de algodón” también superó con creces a su anfitrión, Cabeza de Vaca.

Por otra parte,  el escenario de la gira, mostró también a un gobernador  de semblante estresado, y que sufrió las de Caín,  ante  algunas  manifestaciones  en su contra. Pese  a ello, en esta ocasión Cabeza, fue menos temperamental y usó  su oportunidad al micrófono, para solicitarle obras públicas al Presidente, especialmente en el rubro de la salud.

El Presidente  Andrés  Manuel  López  Obrador  llegó al poder  en el 2018, gracias al abrumador respaldo  del  México urbano. AMLO sabe de la crucial importancia de  mantener  el apoyo de cientos de miles de ciudadanos, de ahí que,   desde  el inicio de su sexenio, ha  realizado cuantiosas inversiones, a través  de la  llamada Secretaría  de Desarrollo Territorial y  Urbano, SEDATU.

Solamente en la ciudad de  Matamoros, donde gobierna el alcalde Mario López  Hernández, se habla de una inversión  superior a los 600 millones  de pesos.

Este jueves, el Presidente habría  de inaugurar obras emblemáticas, como  lo es un mercado popular, además de dos unidades o módulos deportivos, en una ciudad donde las administraciones  anteriores,  se olvidaron de crear espacios  recreativos y de fortalecimiento para los jóvenes, amenazados por los problemas de las drogas y la violencia.

Toda esta multiplicidad  de obras realizadas por el gobierno federal, y que benefician a los sectores sociales más vulnerables,  es una realidad que choca con la versión del gobierno cabecista, en el sentido de que López  Obrador los está dejando solos. Y sí, obviamente , por lo que se ve,  AMLO y la  administración estatal no se llevan nada bien. Pero eso no  es obstáculo para que  el Presidente  meta fuertes inversiones  de apoyo a  la población.

O sea,  como bien se puede ver, el desencuentro  de AMLO, es con los funcionarios del gobierno estatal, específicamente con  el mandatario tamaulipeco Cabeza  de Vaca, pero la 4T, le está respondiendo puntualmente a los ciudadanos que votaron por esta opción, en el 2018.

—–SE MANIFIESTAN CONTRA CABEZA, EN LA GIRA DE AMLO–

 

Como  ya lo habiamos comentado,  en la gira del Presidente  de la república, Andrés Manuel  López Obrador,  por  la ciudad de Matamoros, se prendió la mecha, cuando un grupo de ciudadanos, procedentes de las colonias populares  se manifestó en contra del gobernador  Cabeza  de Vaca, justo en el mercado popular  donde  AMLO  cortaría el listón  inaugural.

Como lo vaticinamos, la gira del Presidente por nuestro                 estado, dio inicio en un marco de fuertes tensiones  políticas.

En el evento del mercado,  se vio una marcada indiferencia  entre  el Presidente  y el gobernador. Estaban  sentados, guardando la sana distancia, pero AMLO  volteaba hacia otro lado, y Cabeza  también para el extremo opuesto.

Los que ocupaban el presídium eran: el Presidente AMLO al centro, Cabeza a su izquierda,  y a su derecha Román Meyer Falcon  el Secretario de SEDATU  y el alcalde Mario López Hernández.

 

El mensaje de AMLO fue muy corto. Dijo que  le da mucho gusto la inauguración de 45 obras de mejoramiento urbano, con mil 214 viviendas  para la gente pobre. La inversión  en Matamoros fue de 482 millones  de pesos. Expresó  también AMLO  su beneplácito, porque el nuevo mercado  de Matamoros, lleva el nombre de Catarino Garza, “que fue un gran revolucionario”, dijo el Presidente.

Explicó que con motivo de la pandemia, había que cuidarse. La intervención del Presidente,  duró si acaso, unos cinco minutos. Pero ahí mismo les anunció  a los matamorenses que  volverá  pronto a esta ciudad.

“Amor con amor se paga”, les dijo AMLO  a los  matamorenses, antes de despedirse, haciendo hincapié en que, “mientras tanto, hay que cuidarnos”.

 

En su momento, Cabeza habló de que las obras  que se inauguraron, contribuyen a  restablecer  el tejido social.  Solo el gobernador  usaba tapabocas. “A pesar de la pandemia, dijo Cabeza,  Tamaulipas ocupó buenos lugares  en materia de empleo”.

“Quiero aprovechar este momento, dijo Cabeza, para  pedirle que se concluya el hospital   aquí en Matamoros”.

 

Cabeza  aprovechó  también para presumir los programas del DIF  estatal. Dijo que estos han ganado reconocimiento  a nivel nacional.

Mientras Cabeza  hablaba, en las redes  sociales le llovían críticas.

En esta ocasión   el gobernador  no echó pleito con el Presidente, y se dedicó a  hacer demandas y solicitudes. Incluso  saludó  al Delegado federal José  Ramón Gómez Leal.

Cabeza tenía que hablar fuerte, porque la gente lo abucheaba.  Tanto era el ruido que hacía la gente, que al terminar Cabeza  su intervención, les dijo: “Un saludo  a la porra”.