POR  FERNANDO   ACUÑA  PIÑEIRO

 

Para ser más exhaustivos en el análisis, la gira del Presidente AMLO por el noreste de México, (Durango, Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas), es una cruzada contra la corriente, ante los gobernadores de estos estados, considerados entre sus principales adversarios políticos.

Desde este miércoles, AMLO estaría tratando de mantener y acrecentar su posicionamiento  político-electoral en una región compleja, donde en 2018, el electorado  le dio todo  su apoyo al morenismo.

Pero, en  el marco de la pandemia y de las campañas anti presidenciales  de los jefes políticos en estas entidades, la duda es ahora hacia donde se inclinará este voto. En estados como Coahuila y Nuevo León, el prianato, todavía pisa fuerte. Durango, por su parte, ya tiene Congreso local morenista. En 2021, el morenismo duranguense luce fuerte, para ganar nuevamente la mayoría legislativa.

Pero, cual es la situación en Tamaulipas?

Son dos  los factores, sobre los que se mece la cuna del enfrentamiento político AMLO-Cabeza: el presupuesto y el poder. Las dos joyas  de la política más  preciadas, porque  están indisolublemente  unidas. Sin poder, no hay presupuesto; y sin dinero público,  el poder languidece y cede terreno a los adversarios.

Dado que  este jueves, el Presidente dará inicio  a una gira de trabajo por  la frontera norte de Tamaulipas, sin que haya siquiera asomo de solución al diferendo  con el mandatario  Cabeza  de Vaca, esta  gira presidencial  en particular,  será diferente a la de otras entidades, donde la circunstancia de que los gobernadores  anfitriones sean de otro partido, no altera  para nada, la  sana y armónica relación con el gobierno federal. Al menos en otras entidades se conservan las formas. Aquí, la lucha política, es más cruda y frontal.

Lo de  este 27 y 28 de agosto, aquí en Tamaulipas, atrae ya desde hoy, las miradas políticas del país. ¿Eso es justo lo que busca Cabeza, en su estrategia 2024…?

Lo cierto es que habrá mucha tensión en el ambiente. Y es que previo a la cumbre de la CONAGO en San Luis Potosí, hubo versiones   en el sentido  de que  el gobierno cabecista  estaría buscando arreglar políticamente las cosas con el Presidente.

Pero por el tono del mensaje que leyó el gobernador  CV,  en la reunión del altiplano potosino, el conflicto  con López Obrador, en lugar de menguar,  prácticamente ha ido escalando, hasta  colocarse  ya como un tema nacional, y por momentos de matices personales.

Cabeza, es también de los que  están impulsando la desaparición de la CONAGO, pues dicha  organización, siempre se ha visto, como una forma de control  del Presidente, hacia  los gobernadores. En el momento en que la Conferencia  de Gobernadores  se derrumbase, entonces los organismos de la GOAN y de la Alianza, dominados por posturas anti AMLO, cobrarían mayor fuerza.

¿Qué pierde y que gana Cabeza de Vaca en este enfrentamiento con el Presidente de la república? Puede perder fuerza política, y hasta ahora  mantiene una capacidad de gestión ante el gobierno federal, demasiado débil, pues en la medida que, sus ataques contra el  titular del Ejecutivo federal, no cesan, y por el contrario arrecian, las puertas del gabinete  de la 4T, se  le cierran. Y los que  pagan los platos rotos, son los ciudadanos tamaulipecos y sus familias.

¿Cuál sería la hipotética ganancia de Cabeza, en este caso?  La verdad no sabemos que tipo de plusvalía política pueda obtener el gobernador, porque si lo que busca es  mantener a la entidad en guerra contra el poder central, hasta el 2021, existe el riesgo de que la polarización de fuerzas, afecte más al PAN que a MORENA.

También el hecho de que, a nivel nacional, Cabeza  se posicione como el gobernador más rebelde y contestatario de los  32 mandatarios del país, permite ver al mandatario tamaulipeco,  como alguien que busca  reflectores  de alto  vuelo, en la ruta hacia la aun lejana sucesión presidencial del 2021.

Cabeza sabe muy  bien que, AMLO  no le va a dar más presupuesto, más allá del que por ley le corresponde, y que para  que el gobierno federal , le baje la canasta, primero  tendrán que ganarle  la cámara de diputados,  en la elección del año próximo.

Pero la circunstancia tamaulipeca, es de dos años electorales consecutivos, entonces  la  rebelión política del cabecismo  contra AMLO, cobra sentido. Porque entonces, Cabeza  estaría distrayendo al adversario con un show de reclamos y  de constantes hostigamientos,  mientras que, aquí en la entidad,  operan a todo  lo que da la maquinaria azul, para ganar alcaldías, Congreso y gubernatura.

O  sea, difícilmente  le van a poder ganar el Congreso federal a AMLO, porque eso escapa a sus posibilidades  de operación política. Pero, sí están muy aplicados  en  repetirle  la dosis a MORENA, en todo lo que  suena a elección local.

La visita del Presidente  Andrés  Manuel  López  Obrador  a las entidades del  noreste  mexicano, como Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas, es de crucial  importancia, de cara a lo que viene, porque, AMLO  estaría sondeando  el ambiente, hacia las tendencias del voto morenista en la primer frontera del norte  de nuestro país. Coahuila tendrá elecciones el 18 de octubre próximo.

Una votación que, fue la que  de manera  atípica le le dio el voto al entonces candidato presidencial de MORENA.

Hoy, ese voto, no ha disminuido, y los niveles de popularidad del Presidente, se mantienen  por encima  de los que tienen los gobernadores norestenses.