Ciudad de México.- El Senado de la República analiza una serie de iniciativas para modificar o en su caso desaparecer el horario de verano, que rige en el país desde 1996 cuando se implementó por parte del gobierno del expresidente Ernesto Zedillo y posteriormente, en 2002 se oficializó a través de un decreto presidencial.

En la reunión de las Comisiones Unidas de Energía y Estudios Legislativos, especialistas y autoridades analizaron los beneficios y afectaciones por esta medida que cada año se aplica el primer fin de semana de abril y concluye el último fin de semana de octubre.

El director del Centro Nacional de Control de Energía, Alfonso Morcos Flores, afirmó que lo que en un momento representó una ventaja, que era el ahorro en el consumo de energía, hoy ya no es tal porque del 2 por ciento que se registraba hace 25 años actualmente solo es el .5 por ciento, debido a que la mayor demanda que se tiene es por la tarde y no por la noche.

En la opinión de CENACE, de la operación, el horario de verano no causaría ningún estrés adicional para la operación del sistema, si se quita tampoco dado que el pico máximo en vez de ser a las 4 de la tarde se va a desplazar probablemente a las 5 de la tarde y el pico nocturno va a seguir siendo igual, por la noche, refirió.

Raúl Talán Ramírez, director del Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica (FIDE), enfatizó que si existe un ahorro económico gracias al subsidio no aplicado a la energía ahorrada durante el horario de verano, cada año superior a los 17 mil 300 millones de pesos y 45 mil 732 millones en los últimos seis años que permitieron al Estado canalizar recursos a otros rubros sociales.

Deja un comentario