Por Ramón Mendoza S.

 

Ciudad Victoria, Tam.- “Los apoyos alimenticios que se entregan a la población por parte de los sectores públicos y privados deben sujetarse a un manual de procedimientos de aseguramiento de calidad y almacén de los mismos”, según fue establecido por el regidor José Benites Rodríguez.

En el caso particular, donde el Ayuntamiento y el sistema DIF-Victoria han sido señalados por entregar paquetes alimenticios con productos caducos y echados a perder, se debe investigar.

El asambleísta local lamentó que el DIF-Victoria haya dado despensas ‘echadas a perder’, lo que hace necesario solicitar información detallada sobre esto al Ayuntamiento.

“Es muy lamentable que se esté dando eso; y estaremos muy atentos para solicitar alguna información para ver la realidad”, comentó Benítez Rodríguez.

Explicó que el tema es delicado y debe de tratarse profundamente, debido a que las despensas que se hicieron noticia por su mal estado en días pasados, es apoyo a niños que van dentro del programa ‘Desayunos escolares’.

“Si son los niños los beneficiarios de este programa, pues debiera de cuidarse mucho más”, indicó.

Por último, el asambleísta tricolor agregó que algunas despensas que el gobierno de Victoria repartió en una primera etapa tuvieron un costo de 60 pesos, pero se desconoce el precio de las que entregó el DIF municipal.

Recordó que en diversas entidades, incluyendo Tamaulipas, en años anteriores los gobiernos habían creado un manual que es una guía para la aplicación correcta de los procedimientos del Departamento de Aseguramiento de Calidad y Almacén de Alimentos, que pretende que el programa destinado a personas en situación de vulnerabilidad cuente con un instrumento formal que muestre los distintos procesos, actividades e interacciones que lo conforman.

La misión de este manual es garantizar que los insumos alimentarios pertenecientes a los diferentes programas manejados por el estado y municipio cumplan con las especificaciones técnicas de calidad  requeridas, así como lograr que la distribución, recepción y almacenamiento de los mismos sea la adecuada, con la finalidad de mantener intactas las propiedades de los alimentos para que su impacto nutricional sea el óptimo para combatir la mal nutrición en el estado.