Cena de negros

Por Marco A. Vázquez

 

La primera impresión que causó el Gobierno federal sobre el coronavirus, fue mala. Nos trajo a la memoria aquellos días en los que Felipe Calderón atemorizó con la influenza y paralizó al país, al parecer en beneficio propio, cuando éste se encontraba en medio de la violencia, inseguridad y las críticas constantes a su administración.

Así es, Andrés Manuel con su mañanera y la forma que manejó la noticia sobre presuntos casos despertó sospechas. Más cuando el enojo de parte de la sociedad era grande por su ocurrencia de rifar el avión presidencial, su forma de maltratar a los migrantes, más otros desastres causados por la violencia y manejo cínico de recursos públicos.

Hay una realidad sobre el coronavirus: todavía no representa mucho peligro para México. Hay tiempo para contenerlo, de aplicar medidas adecuadas para que no aterrice en este país y esos protocolos se conocen a la perfección, solo es cuestión de que las cosas se hagan de manera adecuadas, en forma seria y decente.

Por lo pronto hay que hacer votos para que el coronavirus no nos regrese aquellos días en los que se prefirió paralizar la economía y el desarrollo de México con la influenza que aplicar medidas extremas de seguridad.

Van un par de historias

1) Cuando la contingencia por influenza estuvo en lo más alto un funcionario de Salud confesó, a quien esto escribe, que la propagación del virus tuvo origen en la corrupción que existía, en lo que tenía que ver con la COFREPIS, principalmente, en la que los ‘moches’ de cientos de miles de dólares llegaban a diestra y siniestra para permitir que muchos barcos atracaran o partieran a otros destinos, aún con personas que se sospechaba portaban el virus, con muertos incluso, y

2) Que en los vuelos pasó lo mismo. Y fue de esa manera que crecieron los contagios locales. Los que ya eran de un mexicano a otro se multiplicaron, pero muchos prefirieron no ver el riesgo por el enorme negocio que representó y que hizo llegar mucho dinero a las autoridades más altas de los gobiernos,

La segunda historia es más conocida. Tiene qué ver con el tráfico de medicamentos y hasta con la venta de cubre bocas que se hicieron a los gobiernos Federal y locales, para que fueran repartidos en forma gratuita.

Según el dominio público hubo empresarios consentidos por los gobiernos estatales que conseguían esos pequeños trozos de tela en menos de 10 centavos en China y acá los vendían a 10 pesos y cantidades millonarias.

Con el coronavirus, ahora que la emergencia es mundial y la Organización Mundial de la Salud lanzó la alerta, eso es lo que hay qué vigilar. Que se cumplan los protocolos en vuelos y en barcos que llegan del extranjero, sobre todo los chinos o de países que ya tienen casos

Lo siguiente sería conseguir medicamentos que vayan a requerirse y, desde luego, empezar con un amplio programa de difusión de cómo prevenir la enfermedad.

Y si, aunque no lo crea, ya existen quienes se frotan las manos con la peligrosa enfermedad, personajes que buscan a río revuelto tener ganancias en dólares aunque las mismas vengan manchadas con sangre.

También es visible que a la Cuarta T parece urgirle que se ponga el tema en la mesa, asustar con que ya llegó y ya está aquí, los casos sospechosos los han tratado como si fueran reales y un peligro con el objetivo de que la vista de los mexicanos no se centre en los temas escabrosos, en los pleitos internos del gobierno federal, en el reclamo de medicamentos contra el cáncer, en la lucha por sacarlos del ridículo intento de rifar un avión que, valga decirlo, los expertos dicen que ni siquiera se puede llevar a cabo a menos que se vayan a violar muchas leyes, de la violencia que nos afecta.

Es en ese sentido que hacemos votos porque el tema sea tratado de forma más responsable, no para amedrentar a los mexicanos y callarnos sino que se trabaje en la prevención que no es tan complicada, ya le decía el tema de las fronteras y de las medidas que debe tomar la gente.

El coronavirus será un reto más de este gobernó, con su forma de actuar descubriremos la importancia que nos dan a los mexicanos, sobre todo, si es verdad que ya se eliminó la corrupción en muchas áreas que en este momento son prioritarias para preservar la salud de todos.

 

En otras cosas… 

La Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT) es ejemplo nacional en materia de resguardo de datos y protección de la información, afirmó el rector José Andrés Suárez Fernández, tras recibir la Certificación Internacional ISO/IEC 27001:2013, del sistema de Gestión de Seguridad de la Información (SGSI), implementado por la casa de estudios.

Al presidir la ceremonia de entrega del documento por parte de DNV-GL México –entidad de certificación líder a nivel mundial)–, el rector Suárez Fernández sostuvo que este logro coloca a la Universidad en un alto nivel de competencia entre las instituciones de educación superior del país.

Durante el evento celebrado en el Centro de Excelencia del campus Victoria, el rector felicitó al equipo de trabajo de las direcciones de Tecnologías de Información, Sistemas Financieros y de Información Académica y Administrativa de la UAT, que desarrollaron todo el proceso..

“Sabemos que se hacen muchos esfuerzos personales y de recursos financieros para proteger nuestros sistemas y los datos de la información, que por ley estamos obligados a conservar y proteger”, expresó el Rector.

“Este es un logro de la Universidad, y, seguro estoy que vamos a seguir siendo en la aplicación de las tecnologías de la información, el ejemplo nacional de nuestro sistema universitario”, añadió.

En su mensaje, el Rector refrendó también el compromiso de seguir avanzando en el ejercicio de garantizar a la comunidad universitaria y a la sociedad, la seguridad del sistema de protección de datos e información.

Le pido que coloque en el buscador de facebook @CENADeNegros1 y me regale un Me Gusta, además que siga en twitter @gatovaliente y, como siempre, le dejo el correo electrónico a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com

Deja un comentario