Por Juan Sánchez-Mendoza

 

De los 3 mil 706 casos positivos de coronavirus que Tamaulipas registra, al cierre de esta edición, un mil 360 se han recuperado.

Y fallecido 237.

Suman 2 mil 109 infectados bajo observación… hasta el momento.

Entre ellos, los contagiados en la Casa Hogar ‘San Antonio’ de Ciudad Victoria.

Son 64 residentes y 22 empleados.

En total, 86 personas.

De acuerdo con Dirección del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF-Tamaulipas) en cuanto se detectó el primer caso se realizaron 217 muestras, incluyendo a los internos y al personal que ahí labora.

131 resultaron negativos y 86 positivos.

“Sólo hubo un paciente delicado, por el cáncer que presenta”, dijeron.

La casa hogar cuenta con una población de 109 residentes –cuyas edades van de los seis meses hasta los 59 años siendo 67 varones y 42 mujeres–, que presentan diversas discapacidades neurológicas y/o enfermedades crónicas complejas.

Son atendidos por 149 trabajadores.

Y entre sus responsabilidades, de acuerdo con las instrucciones de la Directora General del DIF-Tamaulipas, Omeheira López Reyna, éstos deben procurar el cuidado, la salud y rehabilitación de los pacientes. Sobre todo por ser harto vulnerables sin la atención adecuada.

Hay versiones de que fue una trabajadora quién propagó el virus, pero al resultar todos los contagiados asintomáticos, la funcionaria determinó de inmediato mayores medidas sanitarias.

Por eso no hay que echar en saco roto las recomendaciones de cuidar a los enfermos, mujeres embarazadas y adultos de la tercera edad, ya que el coronavirus podría manifestarse en cualquier momento.

En la víspera, la secretaria de Salud, Gloria de Jesús Molina Gamboa, afirmó que la pandemia continúa a la alza.

De ahí que Tamaulipas siga en emergencia sanitaria y se prohíban las actividades no esenciales aún pese a que haya mercaderes que no acaten la contingencia. Como las casas de empeño toleradas por la COEPRIS, ya que continúan despachándose en grande.

¿Acaso por ‘enjuagues’?