Por: Fernando Acuña Piñeiro.

 

El máximo órgano de justicia de la nación, podría emitir esta semana, una decisión contraria a la que definió recientemente su ministro Juan Luis González Alcantara Carrancá, después de que con su decisión, calificada  de ambigua por el Presidente AMLO, estaría beneficiando  al gobernador Francisco García Cabeza de Vaca.

Sin embargo, también cabe la posibilidad de que el pleno de la  SCJN  ratifique  el veredicto ya emitido por uno de sus integrantes.  Analicemos a detalle, la interesante historia de  este controversial personaje de la justicia mexicana:

El 20 de enero de 2018, el senado de la república, ya para ese entonces en  manos de los morenistas obradoristas, aprobó por una  contundente mayoría de votos,  el arribo de Alcántara Carrancá  como nuevo integrante del Olimpo de la justicia en nuestro país.

El  doctor en derecho obtuvo en una segunda ronda 114 votos, contra solo cinco de Loreta Ortiz, la otra integrante de la terna. Celia Maya no recibió ningún voto. Carrancá  llegaba para sustituir a José Ramón Cosío, un ministro presuntamente aliado del calderonato y del panismo.

La terna en la cual llegó el ministro que hoy es objeto de una polémica decisión que beneficia a Cabeza de Vaca, (considerado como el enemigo número uno de  AMLO), fue enviada al senado por el mismo Presidente  de la República, de manera que ahora lo que se puede deducir, es que este ministro se le salió del redil a quien  de manera indirecta hizo posible su entronización en la corte.

Y es que, ni el mismo AMLO sospecharía de  la deslealtad de quien fue nada menos que Presidente del  Tribunal Superior de Justicia, del entonces Distrito Federal, justo cuando López  Obrador era su Jefe de Gobierno. Tal vez por ello, el Presidente de la Corte Arturo Saldivar le encomendó a Carrancá ese caso especial de Cabeza de Vaca, ¿pues quien mejor para resolverlo favorablemente a la 4T, que el  ex Presidente del Poder Judicial de  López  Obrador..? Pero no fue así. ¿Qué fue lo que falló?

Hasta ahora sería descabellado pensar que hubo en la determinación del aludido ministro, algún tema relacionado con el soborno y la corrupción. Y esto lo decimos porque el mismo AMLO, al enviar la terna de propuestas para sustituir al ministro Cosío en la SCJN,  se refirió a Loreta Ortiz Ahlf, a Celia Maya García y  a Juan Luis González Alcántara Carrancá, como  “personas honestas”.

¿Pero entonces, como estuvo la cosa?  ¿Habría algún resentimiento personal del hoy controvertido ministro contra quien fue su Jefe de Gobierno en el periodo 2000-2003?

Incluso es, ¿o era?,  tanta la confianza del Presidente AMLO en este personaje  especialista  en el conocimiento de la ley,  que cuando andaba en campaña en el 2018 para la Presidencia, incluyó a Alcántara Carrancá en  el anuncio de la terna, de la cual  saldría el nuevo Fiscal General de la República. Lo que hoy es  Alejandro Gertz Manero.

De esa dimensión era la cercanía de quien hoy presumiblemente ha defraudado  con su veredicto sobre el tema CV, y  el Jefe del Ejecutivo federal.

Lo cierto es que el pasado 19 de mayo, cinco días después de que el ministro Juan Luis González Alcántara resolviese a favor de Cabeza de Vaca, y con ello le diese la espalda al principal impulsor de su brillante carrera dentro del Poder Judicial del país, el Presidente López Obrador  rompió el silencio sobre el tema y declaró que:  “la decisión de la Corte en ese caso, es no clara, diría yo ambigua”.

Y AMLO agregaría, como enviando un mensaje encriptado dirigido al jurista caído de su gracia:

“Nosotros lo que podemos decir es que no encubrimos a nadie”. Y fue todavía más allá, en un mensaje ya muy directo  hacia quien se había desempeñado  dos décadas atrás como el Presidente del Tribunal de Justicia durante su gobierno en el entonces Distrito Federal:

“El Poder Judicial tiene que resolver con claridad, nada de ambigüedades, nada de estar retorciendo la ley, con claridad, no a lo leguleyo” asestó el golpe  duro  y contundente.

Aquella declaración del Presidente emitida el miércoles 19 de mayo, hubiese sido suficiente para que el Ministro y doctor en derecho González  Alcántara, saliese a la palestra pública y diese respuesta a algo que le incumbía directamente. Pero no lo hizo. Prefirió guardar silencio.

La conjetura que aquí surge es la siguiente: ¿No respondió González Alcántara por respeto al Presidente AMLO, o porque  reconoció  tácitamente su error..?  De resultar esto último,  el ministro se equivocó en el peor lugar y el peor momento.

El pasado viernes, López  Obrador se reunió con los Ministros González Alcántara  y con la ministra Yazmin Esquivel Mossa, a los cuales dijo que tenía mucho tiempo que no veía. También lo hizo posteriormente con el Presidente de la Suprema  Corte, Arturo Saldivar Lelo de Larrea.

Y este domingo, 23 de mayo, el Presidente AMLO, desde San Luis Potosí, estado vecino con Tamaulipas,  volvió a insistir en su llamado para que la Suprema Corte de Justicia  defina, “lo más rápido posible” la situación jurídica de Francisco García  Cabeza de Vaca.

Podemos decir entonces que después de errar en su primer fogonazo político-jurídico contra los azules  de la marca TAM, hoy  el jefe máximo de la 4T, está finando bien su puntería..?

Eso se podría  saber este lunes, si la Suprema Corte de Justicia, en el pleno de sus once ministros emite un fallo definitivo y  definitorio sobre el tema que trae de Cabeza al país, y particularmente a Tamaulipas.

Deja un comentario