Corruptos y abusivos

275

Por Juan Antonio Montoya Báez

 

Las delegaciones federales huelen a corrupción, las denuncias por malos manejos trascienden más allá  de las quejas en los medios de comunicación hasta alcanzar denuncias formales en la Fiscalía General de Justicia por los delitos que resulten.

Recordemos hace tiempo cómo se registró una denuncia en el IMSS, pues su ex subdelegado administrativo fue exhibido por extorsionar a sus proveedores.

El funcionario fue cesado, pero también se abrió una carpeta de investigación en su contra, con sendas denuncias ante la Función Pública y otra en la Fiscalía General de la República.

Hoy exista una nueva queja por parte de una ex empleada de la delegación de la Secretaria de Bienestar Social de nombre Jackeline Briz Guerrero, quien acudió ante la Fiscalía General de la República, pues alguien durante un año alguien cobró su salario después de ser despedida.

La señora Briz laboró por cinco años en las oficinas del programa federal ‘68 y más, pero ella al igual que otros muchos empleados fueron despedidos de manera despectiva.

Solamente recibió una llamada donde le informaban que su destitución fue por órdenes superiores.

Jackeline trabajó desde 2014 hasta abril del 2019, fecha en que fue cesada injustificadamente.

“Al presentarme con mi despacho contable a cumplir mis obligaciones, me entero que siguen timbrando mi nombre después de ser despedida, así que vengo a denunciar, ya que usaron mi identidad para cobrar mi sueldo”, señaló.

Briz Guerrero era una empleada fiel, la cual se encuentra en tratamiento oncológico, pues padece un cáncer que no ha superado.

Ella como otros cientos de empleados no fue liquidada.

La denuncia interna fue presentada mediante oficio a José Ramón Gómez Leal, donde se expone el desvío de recursos.

El Gobierno federal en este caso y en otros muchos más actuó de manera arbitraria, violentaron sus derechos, pero más en este caso porque Jackeline fue despedida injustificadamente, pero con el agravante de que recibió un trato inhumano, pues lo hicieron cuando más necesitaba su trabajo para atender la enfermedad que aún la aqueja.

Briz Guerrero no era subsecretaria, directora general o subdirectora, solamente era una empleada del Gobierno federal, cuya labor no significó nada para la nueva administración que llegó creando una nueva ola de cesados y llevando pobreza a los hogares de sus ex empleados.

José Ramón Gómez Leal otra vez sale embarrado en un asunto de corrupción, pero hay asuntos delicados en otras dependencias por extorsiones y cobro de diezmos a empresarios. La corrupción rebasó por mucho a la que se vivió en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Desde Tampico, el alcalde ‘Chucho’ Nader participó como exponente principal en la videoconferencia organizada por la Asociación Nacional de Alcaldes, en el marco del seminario denominado ‘Las acciones de los presidentes municipales humanistas’.

En su participación ‘Chucho’ Nader detalló las principales acciones y estrategias desarrolladas por su administración para contener la propagación del Covid-19 entre la población tampiqueña.

Durante la reunión digital, encabezada por Marko Cortés Mendoza, presidente del CEN del PAN, el jefe edilicio dio a conocer las medidas implementadas en materia de salud, control sanitario, distanciamiento social y bienestar económico para los grupos más vulnerables de la sociedad.

“Es momento de que en medio de la adversidad, los tampiqueños estemos unidos en solidaridad con las familias y sectores más desprotegidos”, subrayó.

Bueno, por hoy es todo.

Adiós y aguas con los patinazos…

Contacto: patinadero@hotmail.com

Deja un comentario