Por Fernando Acuña Piñeiro

 

¿Diez mil millones de pesos en fraudes de empresas simuladas y sólo han detenido a un Subsecretario de Egresos? Se trata de un robo diez veces más escandaloso que la famosa ‘Operación Safiro’, por la cual acaba de ser detenido el ex gobernador de Chihuahua, César Duarte.

Por ésta y otras razones que en esta colaboración abordamos, ya desde ahora se dice que la detención de Cristóbal Rosales Gómez, al parecer oriundo de Tampico y gente cercana al grupo de los constructores Valdez y de la familia  de los ‘Manolos’ Rodríguez (que en términos de lactancia presupuestal fueron de los que disfrutaron de la ubre sexenal), se ha dado un pacto con Egidio para sacrificar una pieza menor, como lo es Cristóbal.

O sea, hipotéticamente, el jefe del clan sexenal anterior, ETC, estaría pactando con el cabecismo para enviar a prisión a su Subsecretario de Egresos, y los de los vientos se comprometen a ya no escarbarle al asunto. Todo ello para anular o taparle el ojo a la Federación obradorista. Y así evitar que la UIF de Santiago Nieto investigue en serio.

Bajo dicha trama, Cristóbal Rosales estaría ya de acuerdo en declararse culpable de todo el saqueo del erario federal, a cambio de que su jefe Egidio quede libre de toda investigación.

Más dudas y suspicacias que certezas genera la reciente detención del brazo derecho de los dineros públicos del ex gobernador Egidio Torre Cantú.

Para empezar eso de que era el ‘cabecilla’ de una banda de factureros y saqueadores del erario, no se la cree ni un niño de kínder. Todos sabemos que Cristóbal sólo obedecía órdenes. No se mandaba solo. En otras palabras, quienes urdieron este guion le están faltando al respeto a la inteligencia del pueblo tamaulipeco.

Pero bueno, analicemos el escenario estatal y pongamos los acontecimientos en su justo contexto. El gobierno cabecista se enteró de todas estas irregularidades desde que llegaron al poder, en el 2016. Ellos ya sabían de éste y de otros escándalos mayores, como el del UPYSET, donde la pus, se dice, es mucho mayor.

Otro cochinero, según los enterados, se encuentra en el área de deportes. Todos estos pecados del egidismo le fueron perdonados al sexenio anterior. Atrás de cada uno de ellos hay gente que no va a ser molestada, porque forman parte del acuerdo original de proporcionar blindaje al círculo íntimo del señor de San Pedro.

¿Por qué…? No lo sabemos, pero lo que sí es verdad es que mientras que gobernadores como Javier Corral, de Chihuahua, llegaron con la espada desenvainada contra sus antecesores inmediatos, y no descansaron hasta verlos en prisión, aquí en Tamaulipas el cabecismo prefirió ofrecerle al circo romano la cabeza del ex gobernador Eugenio. O sea, los vientos se saltaron un sexenio, hacia atrás.

Pero.. ¿entonces, por qué hasta ahora, en el cuarto año de poder, se van contra un pez mediano del océano egidista..? Una de las respuestas más socorridas a esta interrogante, es que el cabecismo tuvo que actuar contra el sexenio de su aliado Egidio Torre Cantú porque al parecer la Federación obradorista ya traía una carpeta en esta dirección. Y si el sexenio panista no actuaba, entonces los azules podían quedar como cómplices del saqueo, que por lo demás, como lo veremos líneas más adelante, aún tiene mucha historia por revelar.

Es muy probable (o al menos cae en el terreno de las hipótesis más inquietantes) que la urdimbre de las 52 empresas factureras y el tema de los diez mil millones de pesos, que supuestamente habían cobrado comercios fantasma, esté ligado a la famosa ‘Operación Safiro’, de la cual ya se ha hablado en el sexenio federal de Andrés Manuel López Obrador. Esto obedece a que los diez mil millones de pesos que se mencionan como motivo del fraude, se trata de lana federal.

La ‘Operación Safiro’ y el escándalo tamaulipeco donde buscan crear una historia, que coloca a Cristóbal Rosales como el máximo eslabón de una banda de factureros, utiliza el mismo modus operandi de las empresas fantasmas. O sea que lo ocurrido en el tema Tamaulipas, bien puede estar relacionado con la gran corrupción que escurría generosa desde la parte más alta de la pirámide federal priista. Aunque de la ‘Safiro’ fueron 650 millones y aquí se habla de diez mil.

Definitivamente, el estiércol que corre por las cloacas transexenales de Tamaulipas es muy superior al de Chihuahua.

Pero aquí han pactado cocinar un cabrito expiatorio. Todo bajo arreglo. Esas son las suspicacias que ya cobran fuerza entre los tamaulipecos.

Nuestras condolencias para el amigo Anwar Vivian: Aunque un poco a destiempo, pero lo hacemos de la manera más franca y solidaria. Vayan desde este espacio nuestras condolencias para el amigo periodista Anwar Vivian Peralta, por el fallecimiento de su señor padre, don Rodolfo Vivian Ávila, quien falleció hace algunos días. Le sobreviven su esposa, la señora Socorrito Peralta, así como sus hijos Rodolfo, Jorge y Anwar. Que el alma de su señor padre esté en la gloria de nuestro padre todo poderoso, Jehová Dios. Bendiciones y un abrazo fraternal amigo Anwar Vivian.