Por Ramón Mendoza S.

 

Villa de Casas, Tam.– Es falso que el ex alcalde de Villa de Casas, Arturo Barrón Perales, haya incitado a la violencia en este municipio, y mucho menos haber protagonizado una ‘zacapela’ al interior del edificio municipal.

De acuerdo a lo establecido por los moradores de este próspero municipio, lo que aquí sucede es que pretenden dividir una relación que existe entre la actual alcaldesa, Janet Elena Barrón, y su antecesor, cuando en los últimos años es cuando más desarrollo se ha tenido en esta región.

Culpan de este divisionismo a colaboradores cercanos de la actual edil que ha sido sorprendida en base a adulaciones de gente muy profesional en este rubro.

Señalan concretamente a Ricardo Páez como el principal impulsor de esta campaña de desprestigio. Los reclamos hacia este sujeto no sólo se han dado con los ciudadanos, también el ex edil ya lo señaló de estar sembrando la discordia.

De hecho, a excepción de este sujeto y algunos regidores, todos están a favor del programa de trabajo que se ha implementado en esta administración municipal.

La mayoría de los miembros del Cabildo de Casas apoyan la política de austeridad y de desarrollo de la alcaldesa Janet Elena Barrón, de brindar el mayor número de obras y servicios a la población con el presupuesto disponible, por lo que es inadmisible que se trate de manchar la imagen de toda una familia de gobernantes en base a mentiras y confrontación estéril.

Agregan que no han existido golpes, enfrentamientos y mucho menos peleas de ningún tipo, por lo que es una gran mentira lo que se publicó en un portal de internet.

La relación institucional que priva en este municipio, los actores políticos, la ciudadanía con directivos del PAN es positiva, firme y de gran comunicación.

Hay que destacar que Ricardo Páez se se ha enriquecido a costa de otros, es calificado como un ‘golondrino’ regiomontano que ni siquiera vive en Villa de Casas, ya que “todos los días va y viene a Ciudad Victoria y los fines de semana se va a  Monterrey”.

Además es señalado como un traidor, ya que a pesar de que fue invitado a trabajar por el ex alcalde Arturo Barrón Perales, ahora lo intenta desprestigiar en base a la diatriba y la confrontación.