Por Alejandro Govea Torres

 

El nuevo dirigente municipal del PRI en Victoria, Horacio Reyna de la Garza, se comprometió a recuperar la alcaldía local que ostenta en la actualidad el panista Xicoténcatl González Uresti, cuya administración ha sido calificada como la peor. No sólo por la falta de eficientes servicios públicos, como es el caso del oportuno abasto de agua potable a toda la población, sino también por cometer o solapar presuntos actos de corrupción que ha deteriorado el desarrollo económico y social de la capital tamaulipeca.

Reyna de la Garza, junto con Arlette Marcos Ruiz, rindieron protesta como presidente y secretaria general del Comité Directivo Municipal del PRI ante el dirigente estatal del tricolor, Edgardo Melhem Salinas, quien aseguró que se inició el proceso de recuperación de la Presidencia Municipal de Victoria luego de la pésima administración que ha tenido el alcalde de extracción panista.

Y sí, el PRI podría recuperar la Presidencia Municipal de Victoria, siempre y cuando se nomine a una candidata o a un candidato con trayectoria partidista, que haya sudado la camiseta en los servicios sociales que se ofrecen en las colonias populares, que sea conocido y reconocido entre las bases del tricolor local.

Tienen suficiente tiempo para consolidar el proyecto de recuperar la alcaldía victorense, pero de nada servirá el esfuerzo que se haga si finalmente se nomina a una persona de la élite cupular, que sólo asiste a los eventos partidistas para ser parte del presídium y nunca para recorrer las colonias y ejidos de Victoria.

No será nada fácil a pesar de la pésima gestión administrativa de González Uresti, puesto que el PAN tendrá todos los recursos económicos y logísticos para tratar de conservar la Presidencia Municipal de Victoria, sobre todo si la candidata azul resulta ser la diputada local María del Pilar Gómez Leal, la prima consentida del actual régimen estatal.

Por otra parte, se registraron 390 personas que aspiran a ocupar los cuatro sitios que dejarán los consejeros Pamela San Martín Ríos y Valles, Marco Antonio Baños Martínez, Benito Nacif Hernández y Enrique Andrade González, en el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE), el próximo mes de abril.

Entre los aspirantes hay tres tamaulipecos, Tania Gisela Contreras López, René Osiris Sánchez Rivas y Evaristo Benítez Castro, quienes buscarán ser nominados a pesar de tener en contra a gentes muy cercanas de la llamada 4ª Transformación, como es el caso del director adjunto de Asuntos Normativos de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Carlos Astrid Humphrey Jordán, quien declinó ser integrante del Comité Técnico de Evaluación del INE, precisamente para poder competir por uno de los cuatro lugares que están en juego.

También hay otras y otros notables, como es el caso de Jorge Alcocer Villanueva, actual coordinador de asesores de la titular de la Secretaría de Gobernación (SEGOB), Olga Sánchez-Cordero Dávila.

Asimismo, solicitaron su registro María de Carmen Carreón Castro, magistrada de la Sala Especializada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y Rolando de Lassé Cañas, exdirector jurídico del extinto IFE, entre otros que buscarán ser integrantes de las quintetas que emitirá el Comité Técnico de Evaluación del INE.

Por cierto, los coordinadores de la oposición en la Cámara de Diputados, Juan Carlos Romero Hicks del PAN, René Juárez Cisneros del PRI, Verónica Juárez Piña del PRD y Tonatiuh Bravo Padilla del MC, presentarán hoy un recurso de juicio ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) en contra de la Comisión Nacional de Derechos los Humanos (CNDH) por la nominación del académico del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, John Ackerman Rose, por su marcada filiación partidista a favor de MORENA y estrecha relación con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

La oposición argumenta que Ackerman Rose no puede ser integrante del Comité Técnico de Evaluación del INE por ser parte del Instituto de Formación Política de MORENA. Sin embargo nunca pudo tomar protesta del cargo por la lucha interna que sostuvo con la ahora exdirigente nacional Yeidckol Polevnsky Gurwitz.

Legalmente no se podrá echar abajo la designación de Ackerman Rose, pero como dice el presidente López Obrador moralmente es una burda maniobra para tratar de acabar con la autonomía e independencia del INE.

No se sabe qué determinación tendrán finalmente los magistrados del TEPJF, pero el también marido de la titular de la Secretaría de la Función Pública (SFP), Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, son gentes muy cercanas a los intereses políticos de López Obrador, quien desea tener el control absoluto de los organismos que eran autónomos y sólo le falta del INE.

Por último, hoy arranca el Censo de Población y Vivienda 2020 que preparó el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), por lo que seguramente llegará un entrevistador, quien deberá portar un gafete con su nombre, fotografía y holograma del organismo; además deberá de portar el uniforme consistente en un sombrero, chaleco y mochila. Pero lo más importante es que ninguno debe solicitar ingresar a las casas para aplicar el cuestionario.

Correo electrónico: [email protected]