Por Ramón Mendoza S.

 

Cd. Victoria, Tam.- El 98 por ciento de los estudiantes de educación primaria, en sectores específicos de la sociedad, no ha logrado adaptarse a las clases virtuales, según el balance hecho por directores ante una conectividad deficiente a Internet y el desconocimiento de las redes tecnológicas.

De esta forma los contactos virtuales entre maestros  y alumnos registra algunas deficiencias y su efectividad puede estar en tela de duda, toda vez que los mecanismos virtuales aún son desconocidos por los niños, según fue expuesto por Adolfo Uvalle del Castillo, Supervisor Escolar de la zona 183 del Sector 22 que comprende 7 escuelas de Victoria.

Señaló que las clases en línea en este nivel educativo pueden calificarse como novedosos y no es algo para lo que estén preparados todos los alumnos, menos aquellos  que pertenecen a una clase social media baja o baja.

Por ello, se ha podido clasificar que existe una deficiencia de 95 a 98 por ciento en asistencia virtual.

“Los maestros nos coordinamos con los directores en reuniones virtuales y de ahí vamos definiendo la temática hacia el trabajo a desarrollar por parte de los niños y padres de familia, tenemos una identificación de un cien por ciento de los maestros que están trabajando con sus niños y encontramos una deficiencia del 95 y 98 por ciento de asistencia virtual, que la mayoría son por whatsapp”, dijo.

Las siete escuelas están en zonas de clase media baja a baja y están ubicadas en colonias como Tamatán, La Gloria, Cuauhtémoc y Álvaro Obregón.

“Tenemos una identificación de un 100% de los maestros que están trabajando con sus niños y encontramos esta deficiencia”, explicó.

Expuso que desde hace dos meses los inspectores y directores se coordinan virtualmente para definir la temática y cómo se desarrollará además de compartir con los padres de familia.

“Los otros son por otras instancias, enviamos los ejercicios a los alumnos en Works, que es el archivo más fácil y ellos con los papás nos lo regresan ya con la aportación”, informó.

Resaltó qué no se tiene contacto por las redes con los alumnos, sino directamente con los padres de familia a los cuales se les envía la información y ejercicios para que estos los realcen con sus hijos y manden las pruebas de regreso.

“En algunos casos el maestro se comunica con un padre de familia que es representante del grupo y éste, a su vez, se lo pasa a otros padres de integrantes del salón”, finalizó.