Por: Felipe Martínez Chávez.

 

¿Falló el invento de Don Vicente Verástegui Ostos? Yo, el que escribe, asegura que sí.

Me refiero a la mescolanza interpartidista que se le ocurrió hacer, metiendo en la misma licuadora a panistas, priístas, morenistas arrepentidos y de Movimiento Ciudadano.

En esta misma colaboración decíamos que, si le daba resultados favorables a su objetivo, debería patentarlo y luego vender franquicias.

Como toda regla tiene su excepción, ganó dos en la zona árida, ahí donde el hambre ancestral campea y la gente vota por donde viene la dádiva, Tula y Bustamante.

En lo federal, de nueve distritos se quedó con tres, los mismos del 2018.

Una muestra de los errores del mejor operador del sistema lo tenemos en Matamoros. Mandó traer del otro lado a Mónica González García, la priísta ex diputada local, para postularla por el IV distrito, y ella se creyó y aceptó gustosa. Perdió.

Otra coleccionista de derrotas es María del Carmen Pérez Rosas, mujer de armas tomar, que por segunda vez recibió el desprecio de los ciudadanos del III distrito.

Mordió el polvo Salvador Rosas Quintanilla, reeleccionistas por el primer distrito, Nuevo Laredo, a pesar de todos sus millones en tepalcates y billetes verdes.

Una buena lección el fracaso del señor de los caballos, Joaquín Hernández Correa, de Madero. Lleva cinco años como legislador y quería tres más, ahora en el Congreso de la Unión.

El triunfo de Oscar Almaraz Smer en Victoria, por alrededor de 10 mil sufragios, no es de él ni del operador. En la capital encontró el desprecio, pero lo salvó el voto duro de la región de las autodefensas con epicentro en Hidalgo.

Por el rumbo de las alcaldías, enamoró y atrajo a la tricolor Yahleel Abdala Carmona para hacerla candidata en Nuevo Laredo. La muchacha colocó el segundo ladrillo de su templo al museo de los descalabros.

Aleccionadora también la derrota panista en Jaumave, al postular a la esposa del alcalde, Martín Rodríguez García, Norma Villanueva Ramos. Les ganó el músico José Luis “Gallo” Gallardo, a pesar de su cola de corrupción.

De plano al equipo azul se le cerró al mundo cuando sacaron de sus negocios de venta de pollo al ex alcalde de Madero, Jaime Turrubiates, para ofrecerle ¡otra vez! la presidencia, cuando en el equipo del gobierno había elementos de valía como para ganar.

Nada diferente en Jiménez,  donde Verástegui  incomodó en sus ranchos ganaderos a Lupe Saucedo García –ya tres veces ex alcalde-, un redomado pillo, para ofrecerle la chambita a su esposa Tere. Con una diferencia de 63 votos a favor de Morena, en el recuento podrían ser más.

Allá por Valle Hermoso ordenó traer al médico ex presidente Alanís Villarreal, para “revivirle” su manía de disponer de presupuestos ajenos, y él se creyó. Va perdiendo con cuatro votos.

Hizo postular en Camargo a la ex María del Carmen Rocha Hernández, que lo fue por el PRI. Está en la lona y, para tratar de salvarla, el PAN pidió recuento total de votos.

Por eso decimos que no le fue bien al operador non del cabecismo, a pesar de su dedicación en cuerpo y alma.

En Matamoros mordió polvo Daniel Sampayo Ortiz, ex diputado por el PRI, a quien le otorgó el registro por el célebre distrito 11, ahí donde Morena ganó su único asiento en el 2018.

Bueno, le tenía que funcionar en casa, Xicoténcatl. Su cuñada Noemy González Márquez repetirá en el ayuntamiento, y su hermano Vicente en la diputación federal, pese a que este, en tres años, no se paró en la tribuna ni para decir buenos días.

De su mismo establo, refrendó en Antiguo Morelos el cacicazgo de los Tinajero a través de Carmelo y su esposa Evangelina.

Como bien dice el genio de “ingeniería electoral”, Don Ricardo “El Negro” Gamundi Rosas, cada elección es diferente y en cada una de aprende. Hay aprendizaje en las victorias y derrotas.

Pero como en política no hay dobles oportunidades, Verástegui ya no estará en condición de corregir.

En horas de la tarde –miércoles-, avanzaba el recuento total y parcial de votos en algunos municipios, aun con lo cual no se esperaban sorpresas. Ahora es el PAN el que alega fraudes. Hace tres y dos años los morenos.

Como futuro diputado y jefe azul, Luis “Cachorro” Cantú, le tocaron las buenas y maduras al lado de la dominante bancada en el Congreso. Ahora vienen  las amargas en la legislatura 65.

En Victoria sesionó el cabildo presidido por el regidor con ejercicio de alcalde, Edgar Valdez Saldívar. La presidenta Pilar Gómez Gómez tiene dos permisos para andar fuera hasta el 10 de junio. Debe regresar para entregar en cuatro meses a Eduardo Gattas.

Ahora una buena noticia para Tamaulipas, en lo académico. El Rector de la UAT, José Andrés Suárez Fernández, fue nombrado presidente del Consejo de Rectores del Consorcio de Universidades Mexicanas (Cumex) para el periodo 2021-2023.

Es un organismo común para la educación superior de buena calidad, integrado por 32 instituciones universitarias que reúnen indicadores de excelencia académica.

Nos despedidos en este diez de junio, fecha que las nuevas generaciones ya olvidaron. Es la segunda matanza echeverrista, la del 71´ ¿recuerda usted?

Deja un comentario