Nuevo Laredo, Tam.- Luego de asegurar que “en este municipio la ciudadanía ya desea un cambio en el gobierno porque no ha visto los resultados que esperaba”, el dirigente del Comité Directivo Estatal del PRI, Edgar Melhem Salinas, señaló que el partido tricolor se prepara para la victoria, porque la gente ya le cobró la factura en pasadas elecciones.

“El PRI ya pagó su cuota con el voto de castigo en el 2016 y 2018; hoy el voto de castigo, la carga negativa, la traen los gobiernos actuales del PAN y MORENA, que son los que están gobernando ahorita, ya que a la gente le prometieron resultados en un año en el tema de seguridad y en el tema económico ¿y qué ha pasado? Han eliminado el programa Prospera, las mujeres ya no reciben apoyos, el desarrollo económico parece que no es la prioridad del Gobierno federal y Nuevo Laredo es motor del comercio internacional y no ha tenido la atención que se requiere”, dijo.

Entrevistado al llegar a las instalaciones del Comité Municipal del PRI, Melhem Salinas mencionó que la desilusión de los neolaredenses es tanta, al grado de que ha vuelvo a ver al PRI como opción de desarrollo.

“Veo por un lado a una localidad que ya quiere un cambio en el gobierno municipal, porque no ha habido los resultados que se esperaban; a nivel federal, el desencanto es muy grande en el tema de inseguridad, la gente está volteando a ver una opción en el PRI”, señaló.

Indicó que para las elecciones del 2021 el PRI cuenta con cuadros muy importantes, valiosos y honestos, que han dado resultados a Nuevo Laredo y que habrán de dar una buena pelea y la sorpresa.

“Si nos ponemos a comparar las obras que se hicieron con los gobiernos del PRI y las obras que se han realizado en los últimos años, hay un mundo de diferencia, las buenas obras, lo que hizo grande a Nuevo Laredo, se hicieron con buenos gobiernos priistas”, destacó.

Respecto a la confrontación política que existe entre los gobiernos estatal y federal, Melhem Salinas hizo un llamado a la cordura en donde se privilegie el diálogo, porque dijo que estas discrepancias frenan el desarrollo de la entidad.

“Yo hago un llamado a que se sienten a dialogar. Los pleitos no nos llevan a nada, el único que pierde con estos pleitos es Tamaulipas, porque si no hay una mesa de negociación lamentablemente no vamos a encontrar soluciones en temas como el de energías limpias y seguridad; hay temas en la mesa que van más allá de un conflicto político y hasta partidista, así que debe haber un diálogo permanente entre ambos gobiernos”, concluyó.