POR: ALEJANDRO GOVEA TORRES

Mientras el presidente Andrés Manuel López Obrador se niega a solicitar un préstamo al Fondo Monetario Internacional (FMI) para afrontar la crisis del coronavirus en el país, la mayoría del Congreso Local aprobó sin mayor tramite la solicitud del gobernador Francisco García Cabeza de Vaca para pedir un empréstito por 4 mil 600 millones de pesos, cuya deuda se pagará en los próximos 20 años.

López Obrador afirma que no es necesario solicitar un crédito cuando los grandes empresarios adeudan 50 mil millones de pesos de impuestos, según cálculos de la titular del Sistema de Administración Tributaria (SAT), Raquel Buenrostro Sánchez, quien será la encargada de cobrar, por las buenas o por las malas, las contribuciones fiscales que tienen pendientes.

Se habla de que las recientes invitaciones que ha hecho el Jefe de Poder Ejecutivo a grandes empresarios, como es el caso de Carlos Slim Helú, Alberto Bailléres González, Germán Larrea Mota Velasco, Rogelio Zambrano Lozano, Adrián Sada González, entre otros a Palacio Nacional, fue precisamente para decirles que paguen en forma voluntaria sus impuestos.

No debemos olvidar que el consorcio “América Móvil”, del empresario Slim Helú, pago en forma voluntaria 8 mil 290 millones de pesos por el diferimiento del Impuesto al Valor Agregado (IVA), luego de dejar de tributar bajo el Régimen Opcional de Grupo a partir del ejercicio fiscal 2020.

Por eso, la titular del SAT, Buenrostro Sánchez, ha declarado aún antes de conocer las cifras reales de la tributación realizada por las personas morales, es decir grandes, medianos, pequeños y microempresarios, que como nunca antes de había tenido una recaudación récord.

En contraste, el gobernador García Cabeza de Vaca argumentó que el crédito por 4 mil 600 millones de pesos se empleará en primer término para afrontar el embate del coronavirus en la entidad, es decir para la adquisición inmediata de implementos de seguridad para médicos y enfermeras, además de los respiradores que se requieren en clínicas y hospitales.

El mandatario estatal también dijo que el crédito aprobado por la mayoría en el Congreso Local servirá para mejorar el equipamiento y la infraestructura hospitalaria, entre otras acciones inmediatas para frenar la expansión de coronavirus y atender en forma adecuada a las personas contagiadas.

El crédito fue aprobado con 23 votos a favor de los diputados del PAN y de Movimiento Ciudadano, mientras que los legisladores de Morena y el PRI se opusieron con el argumento de que se debería esperar el apoyo del gobierno federal para no endeudar más a nuestra entidad.

A propósito, desde ayer por la mañana el Almacén en Ciudad Victoria de la Delegación Estatal de Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), que encabeza la doctora Velia Patricia Silva Delfín, era vigilado por elementos de la Guardia Nacional porque se esperaba el arribo de insumos médicos básicos, entre los que se encuentran mascarillas KN95 y guantes de exploración, entre otros, luego de la llegada del primer cargamento procedente de China a México la noche del pasado martes el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

El Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, dijo que en esta misma semana se entregarían los insumos médicos para clínicas y hospitales del sector salud, sobre todo en aquellas entidades federativas en donde ha crecido en forma exponencial el contagio del coronavirus, como es el caso de Tamaulipas.

De regreso con los enfoques distintos para afrontar la emergencia del coronavirus en el país, no hay duda de que el presidente López Obrador está dispuesto a todo con tal de no solicitar un crédito ante la contingencia sanitaria, incluso con romper con los dirigentes empresariales, quienes luego de ser ignorados por el tabasqueño se unieron para echar andar una estrategia de apoyo a las pequeñas, medianas y microempresas que carecen de los recursos necesarios para conservar el número de empleos que otorgan actualmente.

Y hablando del desempleo generado por la crisis sanitaria del coronavirus, la titular de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS), Luisa María Alcalde Luján, reveló en la conferencia matutina de ayer en Palacio Nacional que se han perdido 346 mil 878 puestos de trabajo en el país.

Indicó que del 13 al 31 de marzo se perdieron 198 mil empleos, en tanto que del 1° al 6 de abril se registró el despido de 148 mil 845 trabajadores, por lo que del 13 de marzo al 6 de abril se han perdido 346 mil 878 puestos de trabajo.

Agregó que las seis entidades federativas con la mayor pérdida de empleos son: Quintana Roo, Ciudad de México, Nuevo León, Estado de México y Tamaulipas, en donde se registró el 56% de los despidos, según cifras del IMSS.

En fin, la historia nos dirá cual fue el mejor enfoque para afrontar la crisis del coronavirus, pero todo indica que la decisión de López Obrador propiciará no sólo cifras aterradoras por el número de personas contagiadas y fallecidas por el Covid-19 en el país, sino también un retroceso económico de más del 5% del Producto Interno Bruto (PIB) en el 2020, tal y como pronostican las calificadoras y analistas de diversas instituciones financieras.

Correo electrónico: [email protected]