Por Alejandro Govea Torres

 

La columna ‘Serpientes y escaleras’ del periodista Salvador García Soto causó ayer revuelo entre la clase política del país, ya que dio a conocer en uno de sus párrafos la preparación de un expediente explosivo por parte del Servicio de Administración Tributaria (SAT) y de la Unidad de Investigación Financiera (UIF), que encabezan Raquel Buenrostro Sánchez y Santiago Nieto Castillo, respectivamente, acerca de que varios gobernadores han utilizado empresas fantasma a fin de obtener en forma ilícita facturas para justificar el gasto del presupuesto federal.

García Soto también reveló que las investigaciones van muy avanzadas en torno a los presuntos ilícitos cometidos por varios mandatarios estatales, incluso aseveró que uno de los expedientes que se encuentran casi listo, es el del gobernador Silvano Aureoles Conejo de Michoacán.

Y lanzó la siguiente pregunta: ¿Se atreverán a sacar esos expedientes en estos momentos en que la relación entre la Federación y los estados se encuentra sumamente tensa por la pandemia del coronavirus?

Tal vez no, pero sin duda acalambraron a varios gobernadores, sobre todo aquellos que han sido muy combativos durante la implementación del ‘semáforo del coronavirus’ y quienes exigen un nuevo pacto federal en materia fiscal, porque no reciben recursos presupuestales conforme a la recaudación de impuestos que se registra en sus respectivas entidades federativas.

Seguramente no pasará nada en el corto plazo, pero no hay duda de que el SAT y la UIF seguirán recopilando pruebas para utilizarlas en contra de aquellos gobernadores que lanzan en forma cotidiana fuertes críticas a la Federación.

No debemos olvidar que en septiembre arranca el proceso electoral de junio del 2021, cuando se renovará la Cámara de Diputados, cuya elección federal se ha considerado como primordial para la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador porque MORENA podría perder la mayoría aplastante que tiene en la actualidad para consolidar la llamada 4ª Transformación.

A propósito, la senadora María Lilly del Carmen Téllez García, mejor conocida como Lilly Téllez, se incorporó ayer a la fracción del PAN que preside Mauricio Kuri González, quien le dio la bienvenida a la segunda fuerza política en la Cámara alta del Congreso de la Unión.

El ingreso de Téllez García a la fracción del PAN es un duro golpe para el presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, Ricardo Monreal Dávila, ya que se negó rotundamente a cumplir con el exhorto que emitió la Comisión Nacional de Honor y Justicia (CNHJ) de MORENA, que preside Héctor Díaz Polanco, para sacarla de la bancada morenista en diciembre del año pasado.

Cómo se recordará, Díaz Polanco pidió la separación de la senadora Téllez García de la fracción de MORENA luego de que ella había solicitado la destitución del entonces director del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM), Pedro Salmerón Sanginés, quien calificó de valientes a los guerrilleros que mataron a Don Eugenio Garza Sada en septiembre de 1973, entre los que se encontraba el ahora exdiputado local del PT, Elías Orozco Salazar.

Luego de aguantar fuertes presiones de dirigentes y legisladores de MORENA, la senadora Téllez García decidió abandonar la fracción morenista en abril pasado para convertirse en legisladora independiente, pero ayer se incorporó a la bancada del PAN en la Cámara alta del Congreso de la Unión.

De regreso con el expediente explosivo que preparan el SAT y la UIF en contra de varios gobernadores, no hay duda de que la 4ª Transformación utilizará todos los recursos a su alcance para castigar a sus adversarios, especialmente aquellos que se han convertido en un verdadero contrapeso del poder hegemónico que ejerce el presidente López Obrador.

Aunque el político tabasqueño ha dicho en reiteradas ocasiones que la venganza no es su fuerte, hay datos que lo contradicen porque no permite, ni permitirá que el PRI o el PAN recobren el poder político de nuestro país.

Por otra parte, en el ámbito local también ha comenzado la efervescencia en la lucha partidista, puesto que el presidente del colectivo ‘Justicia por Tamaulipas’, Geovanny Barrios Moreno, anunció ayer que buscará la dirigencia estatal de MORENA ante la ausencia de trabajo partidista de Lorenzo Torres Mendoza.

Barrios Moreno se comprometió a no buscar ninguna nominación a los cargos de elección que estarán en juego en las elecciones federales del 2021, incluso dijo que en caso de lograr la dirigencia estatal de MORENA, renunciará de inmediato al Consejo Ciudadano de la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas Desaparecidas en Tamaulipas.

El activista oriundo de Reynosa deberá de esperar a que sea publicada la convocatoria para la renovación de la dirigencia estatal de MORENA, pero además espero que no se desespere porque el dirigente nacional interino, Alfonso Ramírez Cuéllar, todavía no logra los consensos necesarios para designar a la o al sucesor de Yeidckol Polevnsky Gurwitz.

Correo electrónico: [email protected]