Ramón Mendoza S

Reportero

La administración municipal de Xicoténcatl González Uresti ha sido incapaz de impedir que el relleno sanitario de Victoria siga contaminando a cielo abierto el medio ambiente capitalino.

Este botadero carece de canales y de un depósito, para almacenar y luego recoger los líquidos tóxicos, que resultan de la descomposición de los desechos ahí tirados.

Estos lexiviados pueden llevar sustancias tóxicas y cargas orgánicas muy elevadas, que pueden contaminar los suelos y sobre todo las aguas subterráneas y superficiales.

El regidor presidente de la comisión de limpieza pública del ayuntamiento local Francisco de la Fuente González (PAN) reconoció que hay observaciones muy claras sobre la deficiente operación de este relleno, que fallan a la norma oficial mexicana.

“Yo creo que la observación por parte de la Norma Oficial Mexicana existe desde hace tiempo, no es algo característico de esta administración de hecho hay que recordar que nosotros recibimos el basurero incendiado, y un tiradero a cielo abierto” explico.

Este botadero tampoco cuenta con tubos, para extraer el gas metano resultante de la descomposición de la basura orgánica, ya sea para aprovecharlo como combustible; o bien, quemarlo antes de que se fugue y contamine la atmósfera.

“Contaminando en que aspecto, y si esa es la observación técnica que se tiene por qué incurre en alguna falta a la norma pues así sería; Se estaba trabajando sobre otra celda adicional y eso se determina en cuanto a la recolección de basura , recordemos que estamos en la quinta celda que es la última que se tiene librada” asevero.

La compactación y separación de la basura permite alargar el uso del relleno y controlar la fauna nociva, pero sobre todo ayuda a combatir eficientemente los incendios, que pueden destruir parte de la membrana de plástico, que contiene los lexiviados.

Hay que destacar que en Tamaulipas sólo hay un relleno sanitario, que opera cumpliendo la norma ecológica establecida para este tipo de instalaciones, el cual se encuentra en Nuevo Laredo y está a cargo de una empresa privada., por lo que la actual administración municipal en Victoria dependería de algún proyecto estatal o federal que les permita solventar estas carencias.

“Esta sería la última celda, o ver alguna otra opción de proyecto que se genere para no necesariamente tener un relleno sanitario y poder estar cumpliendo con la norma , al final del día un relleno sanitario a cielo abierto no deja de ser eso, y correr los riesgos que presenta la característica de un relleno de esta naturaleza” explico.

Deja un comentario