POR: ALEJANDRO GOVEA TORRES

 

Triste espectáculo se vivió en la Cámara de Diputados porque sin ningún recato se registró un inusitado “chapulineo” de legisladores de una bancada a otra para convertirse en la tercera fuerza política y poder presidir la mesa directiva en el tercer y último año lectivo, cuya responsabilidad finalmente quedó en manos de la priísta Dulce María Sauri Riancho.

La historia se inició desde finales de mayo, cuando la bancada de Morena, que preside Mario Delgado Carrillo, comenzó a enviar algunos legisladores a la fracción del PT que dirige Reginaldo Sandoval Flores con la clara intención de desplazar al PRI como tercera fuerza política, pero entonces ocurrió que para sacar adelante la iniciativa del presidente Andrés Manuel López Obrador para comprar medicinas y equipo médico en el extranjero, se pidió el apoyo tricolor a cambio de frenar el descarado “chapulineo”.

Sin embargo, el coordinador de la fracción del PES de la Cámara de Diputados, Jorge Argüelles Victorero, denunció que el vicecoordinador de la bancada del PT, Gerardo Fernández Noroña, ofreció 5 millones de pesos a varios de sus legisladores para que se pasarán al ala petista.

Aunque Fernández Noroña negó esta acusación, nadie duda que su ambición por obtener la presidencia de la mesa directiva era capaz de todo, incluso el viernes pasado logró que 4 legisladores se integraran a la bancada del PT, como fue el caso de Manuel López Castillo, José Ángel Pérez Hernández, Héctor Serrano Cortés y Mauricio Toledo Gutiérrez.

Con esta descarada obra de “chapulineo” logró que la fracción del PT tuviera momentáneamente 47 legisladores, uno más de la bancada del PRI, que hasta ayer por la mañana tenía 46, pero resulta que el diputado López Castillo se arrepintió y decidió quedarse en Morena para que no perdiera la Junta de Coordinación Política (Jucopo) de la Cámara de Diputados.

En la conferencia matutina de ayer en Palacio Nacional, el presidente López Obrador, expresó: creo que se debe respetar la legalidad, y no hacer lo mismo de antes, nada de maniobras por cargos, es decir, hacer cosas que a todas luces son indebidas, se tiene que respetar la ley, el reglamento”.

Ante esta declaración, el petista Fernández Noroña dijo que: “el compañero presidente ya decidió que el PRI presida la mesa directiva de la Cámara de Diputados”, pero lo cierto fue que la incorporación del experredista Toledo Gutiérrez a la bancada del PT no le gusto porque es enemigo político de la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo.

Poco después del medio día, la fracción del PRI, que preside René Juárez Cisneros, anunció que la facción había logrado integrar a 4 legisladores más para llegar a 50 diputadas y diputados.

La diputada Martha Tagle Martínez de Movimiento Ciudadano (MC), se pronunció por acabar con el “chapulineo” porque desgrada el quehacer legislativo, pero sobre todo porque no se respeta la voluntad popular expresada en las urnas porque ambiciones políticas cambian las configuraciones de las bancadas en el Congreso de la Unión.

Y tiene mucha razón la diputada Tagle Martínez, ya que el “chapulineo” se utilizar para servir a intereses oscuros, como fue el caso de la ambición política de Fernández Noroña, quien toda costa pretendió ser el presidente de la mesa directiva de la Cámara de Diputados.

En otro tema, el senador Gustavo Madero Muñoz pidió al presidente López Obrador que interponga una denuncia penal en contra de los expresidentes en lugar de organizar “consultas” amañadas, cuyos resultados se conocen de antemano, como sucedió con la que se hizo para cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco, Estado de México.

Madero Muñoz le dijo al político tabasqueño: “No sea Pilatos, que se lava las manos con falsas consultas, denúncielos, no le saque”.

Y agregó: «Si tiene algo, es su obligación denunciarlos y armarles las carpetas de investigación. Si tiene un pacto de impunidad, rómpalo, pero no utilice a la democracia ni la eche a perder como lo está haciendo».

Por último, la doctora Nora Imelda González Salazar se hizo cargo de la dirección de la Benemérita Escuela Normal Federalizada de Tamaulipas, durante una ceremonia en la que participaron Gonzalo Ángel de los Reyes Rodríguez, en representación del Subsecretario de Educación Media Superior y Superior, Miguel Tinoco Sánchez; el dirigente de la sección 30 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Rigoberto Guevara Vázquez, entre otros funcionarios del sector educativo, quienes reconocieron la trayectoria y capacidad de la nueva encargada de la preparación de las nuevas generaciones de maestras y maestros en la entidad.

Correo electrónico: [email protected]