Por Alejandro Govea Torres

Desde el pasado sábado comenzó la cuenta regresiva para las llamadas elecciones intermedias del 2021, que se llevarán a cabo el 6 de junio del próximo año, en cuya fecha se renovarán 15 gubernaturas, 29 congresos locales, 3 mil 772 alcaldías, pero sobre todo la Cámara de Diputados, en donde por primera vez se aplicará la reelección inmediata que se implantó con la reforma electoral del 2019.

En Tamaulipas sólo se renovarán las 9 diputaciones federales que tienen en la actualidad Salvador Rosas Quintanilla del I Distrito Electoral en Nuevo Laredo, Olga Juliana Elizondo Guerra del II Distrito Electoral en Reynosa, Héctor Joel Villegas González del III Distrito Electoral en Río Bravo, Adriana Lozano Rodríguez del IV Distrito Electoral en Matamoros, Mario Alberto Ramos Tamez del V Distrito Electoral en Victoria, Vicente Verástegui Ostos del VII Distrito Electoral en Mante, Erasmo González Robledo del 7 Distrito Electoral en Madero, Olga Patricia Sosa Ruiz del VIII Distrito Electoral en Tampico y Armando Javier Zertuche Zuani del IX Distrito Electoral en Reynosa.

Aunque hasta el momento nadie ha levantado la mano para expresar su deseo de buscar la reelección en junio del 2021, no se descarta esta posibilidad de querer buscar nuevamente el voto popular para quedarse otros tres años en la Cámara de Diputados.

Algunos de los actuales legisladores federales pretenden buscar otro cargo de elección popular, como es el caso de Mario Alberto Ramos Tamez, quien buscará la nominación del PAN para la alcaldía de Victoria en el 2022.

Y si bien es cierto que el proceso electoral del 2021 arranca oficialmente en septiembre próximo, desde ahora comenzaron surgir algunas voces para indicar el interés de participar, como es el caso de Margarita Zavala de Calderón, quien publicó en redes sociales que el partido México Libre se encuentra listo para entrar a la contienda, aunque todavía no tenga el registro por parte del Instituto Nacional Electoral (INE) a causa de la contingencia sanitaria del coronavirus.

Las llamadas elecciones intermedias del 2021 han sido calificadas como las más complicadas de la historia reciente en nuestro país, puesto que no sólo por el número de cargos de elección popular que estarán en juego, sino también ante la posibilidad de una lucha sin precedentes para acabar con el poder absoluto del presidente Andrés Manuel López Obrador a través de la mayoría de Morena y sus aliados en la Cámara de Diputados.

Incluso, desde ahora se da una “guerra sucia” en la cámara baja del Congreso de la Unión, ya que la fracción de Morena, que encabeza Mario Delgado Carrillo, comenzó a ceder 4 diputados al PT para que se convierta en la tercera fuerza electoral y poder presidir la mesa directiva a partir del próximo 1° de septiembre cuando arranque el tercer año y último de la LXIV Legislatura Federal en la Cámara de Diputados.

Los dirigentes de las fracciones del PRI, del PAN y del PRD, René Juárez Cisneros, Juan Carlos Romero Hicks y Verónica Juárez Piña, respectivamente, confían en que Delgado Carrillo respete el acuerdo que hubo en el arranque de la LXIV Legislatura Federal de que un legislador del tricolor presida la mesa directiva de la Cámara de Diputados, aunque parece ser que sucederá todo lo contrario porque sienten que la oposición acabará con la hegemonía de Morena.

No hay duda de que las llamadas elecciones intermedias serán las más intrincadas de la historia reciente del país, ya que estará en juego la consolidación de la 4° Transformación que impulsa el presidente López Obrador, quien por cierto expresó anteayer que: “llegó el momento de definirse en favor o en contra de la transformación del país, durante la última etapa de su gira de fin de semana que se realizó en Minatitlán, Veracruz.

La alusión de López Obrador surgió luego de que escritor Enrique Krauze Kleinbort escribiera el siguiente mensaje de twitter: “El gobernador Enrique Alfaro honra la tradición liberal de Jalisco. También Mariano Otero enfrentó gallardamente el acoso injusto del gobierno. Y pasó a la historia por resistir”.

El mensaje de Krauze Kleinbort enfureció a López Obrador, quien en respuesta expresó también en redes sociales que: “tras los hechos de violencia en Guadalajara, Jalisco, un intelectual orgánico tomó partido y refrendó su conservadurismo”.

“Un intelectual orgánico, Lucas Krauze Alamán tomó partido o mejor dicho refirmó su conservadurismo y así otros, que bueno que se definan, nada de medias tintas y que cada quien se ubique en el lugar que corresponde, no es tiempo de simulaciones o somos conservadores o somos liberales, no hay medias tintas”, ironizó el mandatario al comparar al historiador Enrique Krauze con el fundador del Partido Conservador del México Independiente, Lucas Alamán”.

No es la primera vez en que se enfrentan, pero como siempre el tabasqueño sale perdiendo: ahora la respuesta del intelectual orgánico fue contundente: “Como historiador, me honra la comparación con Lucas Alamán. Pero como político, Alamán favoreció la concentración absoluta de poder en un líder iluminado, sin libertades y con un ejército potente. No soy yo, presidente López Obrador, quien se parece al conservador Lucas Alamán”.

Correo electrónico: [email protected].