Por Fernando Acuña Piñeiro 

 

Al parecer, aquella declaración, acompañada por un gesto de ironía que quedó registrada para la posteridad en un video de AMLO y sus tiempos de campaña tamaulipeca, asegurando ante los reporteros que el PAN y el PRI son los mismo, no ha pasado de moda. 

En aquella ocasión, un 12 de diciembre de 2016 (a pocos meses de haber iniciado la administración de los vientos, AMLO profetizaba que no habría cambios y aseguraba que aquí el PAN había llegado de la mano de Peña Nieto y Osorio Chong. 

Vestido de chamarra gris, ante el frio invierno norestense, el entonces candidato presidencial sonreía muy a su estilo y respondía ante los reporteros: “Pues no se ve ningún cambio, es lo mismo. El PRI y el PAN, son lo mismo”, advertía. 

Mientras tanto, de buena fuente, nos enteramos que un ex gobernador priista ha salido de la Ciudad de Monterrey y abandonado de improviso su fastuosa residencia en San Pedro Garza García, para refugiarse en algún lugar del país que podría ser la región del Bajío, según los trascendidos. 

La razón es que a pesar de la comentada alianza del cabecismo y su antecesor, la que al parecer está siguiendo una indagatoria en serio, en torno al saqueo de los diez mil millones de pesos provenientes del erario federal, es en el sexenio obradorista la Unidad de Investigación Financiera. 

Versiones provenientes de la capital del país aseguraron a esta colaboración que después de la detención del ‘carga maletas’ financiero Cristóbal Rosales Gómez, al cual se le pretende echar toda la culpa de lo sucedido con las 52 empresas factureras, no tiene muy contento al Gobierno obradorista. O sea que la 4T no se ha dado por satisfecha con ‘charales’, y  se dice que viene por peces de mayor nivel. 

Dentro de este mismo marco de rumores y especulaciones, ha surgido la versión de que la dependencia federal, conocida como el Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, INDEP, y que acaba de estrenar titular en la persona del constitucionalista Jaime Cárdenas Gracia, está muy interesada en las grandes mansiones y demás  propiedades acumuladas por algunos políticos tamaulipecos. 

Este tipo de bienes suntuosos y que suman cientos de millones de pesos, se encuentran tanto en Tamaulipas como en otras entidades del país. Algunas de ellas en el municipio mas rico de México, como se conoce a San Pedro Garza García. 

Pero el escándalo va todavía más allá, pues ahora se sabe que algunas de las áreas donde se gestaron las dentelladas al presupuesto federal y sus diez mil millones, fueron principalmente en el tema de la salud, en seguridad pública y deportes. 

Todo este collage de escenarios y acciones de carácter punitivo por parte del obradorismo, están presionando al actual sexenio panista en Tamaulipas. 

Por lo pronto, los adversarios de la administración azul ya se relamen ante la posibilidad de que la 4T lleve a cabo acciones directas contra el cabecismo. Aunque hasta ahora la estrategia de AMLO en nuestra entidad ha sido solamente de acalambre. Y da la impresión de que desde sus revelaciones y filtraciones en la ‘mañanera’, el Presidente disfruta aventándoles (como se dice en el argot de la charrería) piales a sus adversarios políticos –aunque estos de carácter mediático–, para posteriormente observar sus reacciones. 

Habrá que estar muy atentos al rumbo que toman los acontecimientos, y en este caso a las declaraciones del hasta ahora único detenido por el fraude y el saqueo vía empresas factureras, Cristóbal Rosales Gómez. 

Aunque se sabe que los que verdaderamente le hincaron el diente al billete grande, en los tiempos de Egidio, siguen libres. Y sin que nadie los moleste, empezando por el ‘one’ del sexenio anterior. 

La pregunta que flota en el ambiente tamaulipeco es: ¿Actuará la Fiscalía de la 4T…? 

¿O todo seguirá siendo amagos solamente? Por la cantidad de peces gordos que el obradorismo ha llamado a cuentas, se cree que sí podrían darse aquí algunos escarmientos para quienes han saqueado el erario de manera escandalosa. 

¿Hasta dónde llegarían en su momento las investigaciones de la Fiscalía federal..? No lo sabemos. 

Lo cierto es que sólo ha bastado con amagar sobre exhibir corruptelas, y esto ya ha provocado el nerviosismo del ‘prianato’.