Por Ramón Mendoza S.

 

Ciudad Victoria, Tam.- Diversas organizaciones campesinas del país están solicitando a los gobiernos federal y estatal un apoyo emergente para el campo, a fin de enfrentar la fuerte sequía en la que están inmersos, así como el estancamiento económico en que han entrado como resultado de los efectos adversos que ha generado la pandemia del coronavirus.

La Unión Campesina Democrática (UCD) urgió al Gobierno federal a trabajar en una estrategia que garantice la seguridad alimentaria de los mexicanos y se entreguen créditos emergentes a los productores del sector agropecuario y pesquero.

Magdalena Pedraza Guerrero, dirigente estatal de la organización, informó que a nivel central Jorge Durán Vera solicitó la puesta en marcha de un mecanismo de financiamiento público para acceder a programas y acciones de beneficio colectivo para todas las familias campesinas afectadas por la pandemia del Covid-19.

“Hay que garantizar la provisión de alimentos, mantener el abasto de mercancías e insumos a nivel nacional y local”, afirmó.

Destacó la importancia de que las secretarías de Agricultura y Desarrollo Rural y la de Economía dispongan de créditos contingentes Covid-19, en apoyo de los agricultores y quienes se dedican a actividades de acuacultura y pesca.

“Los créditos vigentes deben tener trato preferencial, plazos de pago diferidos hasta siete meses, es decir, reiniciar la liquidación en septiembre de 2020; asimismo, que se aplace de forma parcial o total el pago de intereses hasta por cinco meses, con posibilidad de extenderlo dos meses adicionales y que los saldos se puedan congelar”, enfatizó.

En el caso particular de Tamaulipas para proteger la actividad económica y portuaria pidió al Ejecutivo Federal que, a través de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y la Coordinación General de Puertos y Marina Mercante, se apliquen los protocolos correspondientes en materia sanitaria pero con un programa de créditos o financiamiento público.

“Las medidas de aislamiento social y el cierre de establecimientos comerciales como restaurantes, cafeterías o mercados, frenaron el suministro regular de alimentos, por lo que productores agropecuarios manifiestan daños en su economía”, indicó.

Pedraza Guerrero resaltó que “la agricultura, ganadería, pesca y acuicultura han disminuido su producción y con ellos sus ingresos, por lo que de no recibir ayuda gubernamental su economía familiar se va a agravar y con ello el resto de los mexicanos iremos a una crisis alimentaria inminente”, advirtió.