Texas.- Algunos usuarios que no perdieron su acceso a la energía eléctrica en Texas, un estado con pocas regulaciones en el mercado energético, enfrentan ahora cargos de miles de dólares.

“Mis ahorros se han ido”, dijo Scott Willoughby, un veterano de 63 años que vive de los pagos del Seguro Social en un suburbio de Dallas. Dijo que casi había vaciado su cuenta de ahorros para poder pagar la factura de electricidad de 16 mil 752 dólares cargada a su tarjeta de crédito, 70 veces lo que normalmente paga por todos sus servicios públicos combinados.

Con la crisis de la semana pasada y las fallas en los sistemas de energía, la Comisión de Servicios Públicos del estado ordenó que el precio máximo se elevara a su límite máximo de 9 dólares por kilovatio-hora, lo que elevó los costos eléctricos diarios de muchos clientes por encima de 100 dólares.

Como resultado, algunos texanos que aún podían encender las luces o mantener funcionando su refrigerador se encontraron con facturas de 5 mil dólares o más por solo cinco días de uso, según fotos de facturas publicadas en las redes sociales por consumidores enojados.

Muchas de las personas que han informado cargos extremadamente altos, incluido Willoughby, son clientes de Griddy, una pequeña empresa en Houston que proporciona electricidad a precios mayoristas, que pueden cambiar rápidamente según la oferta y la demanda.

Ante ello, alcaldes de dos de las ciudades más grandes de Texas dijeron que el estado debería ayudar a pagar algunas de las alucinantes facturas de electricidad que se envían a los residentes después de la devastadora y mortal tormenta invernal que causó apagones generalizados.

Deja un comentario