Por Felipe Martínez Chávez

 

El tiempo se acaba y en horas habrán terminado las campañas (federales y estatales). Ya no podrán publicarse encuestas ni los candidatos hacer proselitismo.

Entraremos al llamado “periodo de reflexión” para que los ciudadanos, en una evaluación solitaria, tomen la decisión de por quién va a votar.

Lo anterior en teoría porque, en los hechos, es cuando los “mapaches” llegan a territorio a hacer el último “trabajito”, “enaceitar” la estructura para estar listos para el domingo.

No obstante, los datos de pronóstico nos dicen que, en lo federal, “este arroz ya se cocinó”. Como gran favorito se perfila el partido Morena según las encuestas (todas) difundidas en los últimos meses, aunque con variación de porcentajes. En parte pudiera ser por la popularidad que sigue conservando el Presidente AMLO, con apoyo de más de un 60 por ciento.

La empresa Massive Caller, en resultados que publicó el 15 de mayo, dice que Morena registra 39 por ciento, 30 del PAN y 14 el PRI. Ya sumando asientos, los aliados de la 4T se quedarían con 242 escaños federales, poco menos del 50 por ciento de la composición de la Cámara, en tanto que “la contra” con 258.

Por su parte un trabajo de El Universal/Buendía y Márquez difundido el 27 de mayo, le concede ventaja más amplia a los guindos y su alianza, tanto que estarían a 12 curules de una mayoría calificada, que son las tres cuartas partes de los 500.

Dice el sondeo conjunto de la encuestadora y el rotativo que, si hoy fueran las elecciones, Morena tendría el respaldo del 41 por  ciento de los votos emitidos, mientras sus contrincantes PAN y PRI el 16 y 15 respectivamente, con un lejano cuatro por ciento del PRD.

Necesario agregar el dato que, en la mayoría de las evaluaciones, no toman en cuenta a los nuevos partidos, PES, Redes Sociales y Fuerza por México, que estarían “muriendo” inmediatamente después de nacer.

Hay un dato más: De los encuestados, un 47 por ciento dijo que tiene firme la intención de su preferencia, y un 52 que puede cambiar de última hora.

Encuestas y Estudios de Opinión de El Financiero, concede el 40 por ciento para los morenos, 19 al PAN y 20 al PRI.

Por su parte Mitofsky, la de Roy Campos, confirma que “Morena es claramente el primer lugar”.

Nos referimos desde luego a lo federal.

Hay quienes ven un escenario parecido al del 2018, aunque López ya no tiene la misma aprobación de cuando ganó.

¿Qué con Tamaulipas? Debemos recordar que, en los comicios que llevaron a AMLO al poder, ganó en 31 entidades federativas menos en Tamaulipas, aun cuando su partido se llevó aquí seis de nueve escaños ¿por qué? En El Mante y la zona cañera hubo casillas en que votó más del  ciento por ciento del padrón.

Pero algo debe tener “el viejito”. En contra suya se descargó toda la artillería de los medios de comunicación formales y no le pudieron bajar drásticamente su popularidad, tanto como para hacer mandar al sótano a la 4T.

Aquí en el Nuevo Santander no se espera un colorido muy diferente a los comicios del 2018. Hay cuatro distritos que arrojan tendencias muy marcadas a los guindos, y tres para los azules. Competencia cerrada en dos.

Aparte están los ayuntamientos, factor que “jala” más votos que los espacios federales, lo cual merece tema aparte.

Independiente de cual sea el resultado, para el siete de junio los partidos le estarán dando la vuelta a la hoja y con la vista en las elección de Gobernador 2022, primero, y 2024 después. Si les fue mal a los panistas, estarán llamando de aliados al PRI, PRD y los que se pueda. Si les va mal también.

En esta ocasión no fueron en alianza porque de Palacio de Gobierno no quisieron, no los necesitaban si de facto los tenían. Edgardo Melhem se ofreció solito pero le dijeron que no.

Sin abandonar el asunto político, el activista de Morena, Alejandro Rojas Díaz Durán, anunció por redes que este lunes amanecerá en Reynosa en apoyo a los candidatos de su partido, y adelanta que hace responsable de su seguridad a funcionarios estatales. Ya ve usted que la frontera está al rojo vivo.

Por el rumbo del IETAM, se siguen “perdiendo” boletas electorales: Ya van 1,900 en El Mante, 700 en Victoria y 100 en Río Bravo ¿cuántas más?. Como es algo nunca visto en la historia reciente, genera suspicacias. El árbitro dice que el impresor no se las mandó de la gran capital.

Dos mil 700 votos pueden ser razón de triunfo o derrota en  cualquier municipio.

El sábado en Victoria cerró campaña Eduardo Gattas Báez con un gran evento musical, con la seguridad de que hará la nueva historia de la capital. Su contrincante Pilar Gómez anunció que cerrará con la banda Trakalosa de Monterrey, el lunes.

Con más cierres, en la misma fecha lo hará el abanderado de Acción Nacional en la tierra de los grandes filósofos, Guémez, Javier Grimaldo Torres. Es en la plaza principal de la cabecera, por la tarde noche también con grupos musicales.

Fuera de política, en lo académico la UAT sigue trabajando y es así que invitó a sus programas de maestría y doctorado en Ecología y Manejo de Recursos Naturales, cuya fecha de recepción de documentos termina el 30 de junio. Las clases arrancarán el 16 de agosto.

Deja un comentario