POR: ALEJANDRO GOVEA TORREs

 

Dirigentes empresariales, analistas financieros, inversionistas nacionales y extranjeros, entre otros, le echan la culpa a la titular de la Secretaría de Energía (Sener), Rocío Nahle García de emitir el acuerdo por el que se da a conocer la Política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional que impide en forma ilegal la libre competencia en el sector eléctrico de nuestro país, sin embargo no debemos olvidar que ella no se manda sola, por lo que su único error, es cumplir a “raja tabla” las instrucciones del presidente Andrés Manuel López Obrador y carecer de valor civil para rechazar decisiones que son perjudiciales para el desarrollo de la sociedad mexicana.

La señora Nahle García ha llegado hasta el grado de mentir para tratar de complacer a su Jefe, como cuando aseveró que el príncipe de Arabia Saudita y presidente de la pasada Reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Abdulaziz Bin Salman, había felicitado a México por el acuerdo de reducir la producción de petróleo en el mundo, pero lo cierto fue que sólo le dio la palabra a la funcionaria mexicana, que ni siquiera habló en inglés, para presentar la propuesta de México de sólo bajar la extracción de petróleo en 100 mil barriles diarios en lugar los 400 mil barriles diarios que se le había solicitado.

A diferencia del ahora extitular de la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer), César Hernández Ochoa, quien renunció el pasado viernes luego de rechazar omitir el procedimiento de consulta pública para acelerar la publicación de las nuevas reglas de la llamada Política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional en el Diario Oficial de la Federación (DOF), la señora Nahle García no le importa perjudicar a los estados en donde empresarios nacionales e internacionales han invertido en la construcción de parques eólicos, entre los que se encuentra Tamaulipas.

          El controvertido acuerdo obliga ahora a las empresas privadas que generan electricidad limpia a invertir en líneas de transmisión, es decir los sacan de la red eléctrica nacional que controla la Comisión Federal de Electricidad (CFE), cuyas plantas generan el fluido eléctrico por medio de combustibles fósiles, como es el caso del petróleo, el carbón y el gas natural.

          Y como el mercado petrolero mundial se derrumbó, la administración del presidente López Obrador le urge utilizar el petróleo que no puede vender en el exterior en la producción de la energía eléctrica en nuestro país, por lo que la señora Nahle García ordenó primero retrasar la entrada en operación de aquellas plantas de energía eólica que se habían construido y ahora cambia las reglas con el propósito de que los inversionistas en energías limpias instalen líneas de transmisión para no afectar a la CFE que dirige Manuel Bartlett Díaz.

          Las nuevas reglas que pretende implantar la titular de la Sener no sólo afectarán las inversiones de compañías nacionales y extranjeras en el sector eléctrico del país, sino también encarecerán los costos de operación y por ende las tarifas que deberán pagar los consumidores.

          Lógicamente, los afectados presentarán demandas en contra de estas disposiciones arbitrarias e ilegales, según dieron a conocer varios dirigentes de organización empresariales, entre los que se encuentran Carlos Salazar Lomelí de la CCE, Gustavo de Hoyos Walther de la Coparmex, Manuel Pérez Cárdenas de la Concamin y Enoch Castellanos Férez de la Canacintra.

          De igual forma, compañías de la Unión Europea, Estados Unidos y el Canadá, cuyas embajadas en México enviaron cartas de protesta a la señora Nahle García por cambiar en forma abrupta las reglas de operación para la generación y comercialización de las energías limpias en nuestro país.

          En marzo pasado, se celebró el Tercer Foro de la Política Energética para el Bienestar de México en Tampico, en donde el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca habló acerca de la necesidad de instalar más torres de transmisión eléctrica ante la titular de la Sener.

          En aquella ocasión, el mandatario estatal dijo que en Tamaulipas se habían construido 6 parques de energía eólica y estaban en proceso otros 6, en cuyas obras se invertirían 2 mil 400 millones de dólares y se generarían más de 3 mil empleos directos e indirectos en nuestra entidad.

          Incluso, destacó que el parque de energía eólica en Reynosa se instalarían 123 aerogeneradores que producirían energías limpias para más de un millón 100 mil viviendas, además recordó que México se había comprometido a que el 35% de la energía eléctrica se generaría de fuentes limpias en el 2025.

          En fin, la señora Nahle García aparece como la villana de este acto ilegal y alevoso en contra de las empresas nacionales y extranjeras que generan energías limpias en nuestro país, pero ella no se manda sola y el verdadero autor de esta perfidia se enconde detrás de sus faldas.

Correo electrónico: jagovea_53@yahoo.com

Deja un comentario