Ni partido ni alianza, un club

88

Por Carlos López Arriaga

Cd. Victoria, Tam.- Parto de los montes. Pues no, ni fue partido, ni acuerdo entre organizaciones la instancia que MARCELO EBRARD anunció por fin este lunes en un hotel de Xochimilco, en respuesta a lo que el considera una elección interna insatisfactoria.
Después de mucho pensarle, lo que nace es una asociación civil de nombre tibio que su (descolorido) promotor parece haber sacado del TRAVEL CHANNEL (o acaso del NATIONAL GEOGRAPHIC) y llevará por nombre “El Camino de México”.
Hay políticos que asombran por su audacia. En el caso de MARCELO, lo que asusta son sus excesos de prudencia. Sensatez suicida. Todo ello en un mundo que ni es prudente, ni tampoco sensato.
Lo suyo es (de nueva cuenta) ruptura sin ruptura, posponer, diferir, postergar, aplazar (en una palabra: procrastinar) atenido al cambio gradual y por dentro. Sin salirse de MORENA.
Inconformidad que descansa en la ingrata esperanza de que MARIO DELGADO haga justicia. Corre el riesgo de que DELGADO se infarte o colapse por un ataque descontrolado de risa.
Con banderas así inicia su recorrido nacional bajo propósitos tan juiciosos como el de “emprender un diálogo en todo el país”, organizar “la fuerza que representamos”, porque “tenemos que salir adelante”, “estas cosas toman tiempo”, “vamos a seguir luchando” y “que nadie se desanime”.
O sea que… ¡ánimo raza!, ¿o cómo estuvo la cosa, entre esas tonalidades emocionales color pastel que parecen emular a la madre TERESA o MAHATMA GANDHI?…
Mientras tanto, una partidaria devota de CLAUDIA SHEINBAUM como es la gobernadora campechana LAYDA SANSORES ya agarró por su cuenta a EBRARD y hasta presentó en redes un corrido donde lo ridiculizan.
También el señor NOROÑA monta hogueras contra el excanciller, recurriendo a la descalificación total, sin considerar matices, al estilo MICK JAGGER, pintando todo de negro.
Parto de los montes, en efecto.

LA FAMILIA GUZMÁN
Para quienes valoran los procesos judiciales como una rama oscura del showbiz, resultará estimulante la noticia difundida este lunes desde Chicago, informando que el joven capo sinaloense OVIDIO GUZMÁN LÓPEZ se declaró inocente de todos los cargos que le imputan.
Lo cual significa que habrá juicio, con programación de fecha (tentativamente, en noviembre), chamba para las cortes que lo reclaman, presentación de cargos y testigos, deliberaciones del jurado y veredictos.
Tal cual ocurrió en 2019 con su padre JOAQUÍN GUZMÁN en una corte de Nueva York, proceso que desembocó en cadena perpetua.
Y como sucedió también con el narcopolicía GENARO GARCÍA LUNA, declarado culpable de cinco cargos en febrero pasado y hoy en espera de sentencia.
Así pinta el proceso de OVIDIO, el más joven de los “Chapitos”. La justicia como espectáculo, tema para escribidores, frenesí de los medios, programas televisivos con especialistas durante semanas (acaso meses y años) con bastante jaleo en la opinión pública al norte y sur del río Bravo.
Los cargos son posesión de sustancia controlada con intención de distribuirla; empresa criminal continua; conspiración para importar, manufacturar y distribuir sustancia controlada; conspiración para lavar dinero y portación de armas. Como nota al calce, ahí donde dice “sustancia controlada”, léase fentanilo.
El tema es que “hay tiro” en el caso de OVIDIO. Pero ello no elimina la posibilidad de una negociación, como (de manera tardía) lo está intentando ahora la defensa de GARCÍA LUNA.
Y aunque se magnifique mucho el caso, cabe precisar que OVIDIO es el más limitado de dicha familia, en cuanto al tamaño de sus operaciones y el territorio controlado. El benjamín.
La prensa especializada afirma que son todavía más poderosos y letales sus tres hermanos mayores, IVÁN ARCHIVALDO, JOAQUÍN y JESÚS ALFREDO.
No obstante, la DEA ofreció en principio la misma recompensa. Cinco millones por cráneo, incluyendo al ya capturado OVIDIO, hoy internado en el Centro Correccional Metropolitano de Chicago. Parejo todos.

GOPES SENTENCIADOS
En Ciudad Victoria, pudiera ser un avance el que luego de 32 meses haya sentencia para los 12 agentes de la policía tamaulipeca involucrados en la masacre de 19 personas perpetrada en Camargo el 22 de enero del 2021.
Caravana de migrantes guatemaltecos y mexicanos que buscaban llegar a los Estados Unidos. Los interceptaron, balearon y prendieron fuego. Para terror de sus respectivas familias, los carbonizaron.
Los uniformados que reciben condena son una mujer y 11 hombres a quienes el juez PATRICIO LUGO JARAMILLO dictó penas entre 2 y 9 años de prisión, subrayando en ello su “brutal ferocidad” y el “total desprecio por la vida”.
Pertenecían al tenebroso Grupo de Operaciones Especiales (GOPE) que comandó el hombre más cercano a CABEZA DE VACA en materia de seguridad, FELIX ARTURO RODRÍGUEZ. De ahí el alias de “gopes”.
Se sabe que RODRÍGUEZ operó como brazo armado y hombre de todas las confianzas desde que CABEZA fue alcalde de Reynosa, posteriormente en la administración estatal y hoy como jefe de seguridad personal en su residencia de Dallas, Texas.

¿Se hizo justicia?…
(1) No. Las penas distan mucho de ser sustantivas (entre 2 y 9 años) para asesinos desalmados de gente inocente a la que además prendieron fuego y donde el carácter policial de los agresores debiera haber funcionado como un agravante serio y no lo fue.
(2) Tampoco se observa interés por los autores intelectuales. En este punto, tendrían que estarse ventilando los nombres del “gope” mayor, FELIX ARTURO y su superior jerárquico, CABEZA DE VACA, quien daba las órdenes a dicha corporación de manera directa, sin mediar organigrama.
No es entonces una resolución para festinarse. Castiga lo obvio, pero nada dice ni hace contra los autores intelectuales. Justicia a medias, tirando a rabona.
BUZÓN: lopezarriagamx@gmail.com
WEB: http://lopezarriagamx.blogspot.com