MELITON GUEVARA CASTILLO.

 

Lo leí, hace días, en el muro de Aníbal Martínez González: “Lo que viene: En México la lucha de clases se dará en las calles. Los ricos (o sus seguidores) contra los pobres. Están calentando el ambiente, después no se vayan a decir sorprendidos por lo que suceda” (El original esta en mayúsculas).

Aníbal es ampliamente conocido en Victoria: es periodista y tiene una larga trayectoria como líder social, se le recuerda en la ocasión en que encabezo un movimiento para nacionalizar vehículos. No extraña, por esta circunstancia, que sea un seguidor de AMLO y su política gubernamental.

No es la primera vez que leo, o escucho, en lo que va del sexenio sobre esta polarización. La conocí en 1972 cuando en preparatoria lleve teoría política y supe, digamos por primera vez, del Manifiesto Comunista, escrito por Carlos Marx y Federico Engels en donde, a los obreros, se les identifica como proletarios.

TRASCENDER, META DE AMLO.

Primero como político AMLO busco conquistar el poder; ya con él, su meta es evidente: Trascender, ser parte de la historia. Ya es parte de ella al momento que logro derrotar a la mafia del poder y ganar la presidencia. Ahora, sin embargo, busca trascender más: equipararse a un Hidalgo, a un Juárez o a un Madero, por eso quiere transformar al país, convertir en realidad una 4T.

La tarea no es fácil si, cuando el mismo, habla de un sistema neoliberal enquistado por más de 30 años en el poder. Cuya mecánica, cobijada en la corrupción y en la impunidad, fue hacer más ricos a unos cuantos y más pobres a la inmensa mayoría de los mexicanos. Saquear al erario público era una práctica normal; la corrupción, una forma de vida. Es necesario cambiar procesos, procedimientos y hasta una forma de vida.

TAREA, TRASFORMAR AL PAIS.

En campaña lo dijo: primero los pobres y lo repite como Presidente. Por eso, desde un principio, dio vida a programas sociales que buscan repartir si no riqueza, si un poco de poder adquisitivo. Y en el combate a la corrupción, lo está haciendo por una vía: quitando a los ricos los mecanismos de corrupción, exenciones y condonaciones fiscales, y haciéndolos pagar los impuestos. Ya pago Walmart, Femsa (Coca Cola), IBM, entre otros.

Los ricos, los grandes conglomerados comerciales y empresariales, tienen que pagar sus impuestos. Así es como Raquel Buenrostro, la del SAT, presume que la semana pasada recupero 17 mil millones de pesos y, en las próximas semanas, se pueden recuperar otros 30 mil millones de pesos más. Que paguen sus impuestos, ya es un cambio… y de esa manera la hacienda pública tendrá recursos.

AVANZAR, CUMPLIR TODOS.

No es gratuita, ni fortuita, la premonición d