México.- En las fiestas y eventos sociales que organizaba el millonario Jeffrey Epstein, acusado de pedofilia y quien se suicidó en su celda de una prisión de Nueva York el pasado 10 de agosto, desfilaban actores, músicos, modelos, políticos y empresarios que hoy tratan de desvincularse de tener alguna relación.En las fiestas y eventos sociales que organizaba el millonario Jeffrey Epstein, acusado de pedofilia y quien se suicidó en su celda de una prisión de Nueva York el pasado 10 de agosto, desfilaban actores, músicos, modelos, políticos y empresarios que hoy tratan de desvincularse de tener alguna relación.

De acuerdo con el periódico El País, Epstein siempre estuvo rodeado de rostros populares, que lo blindaban ante los recurrentes rumores que lo calificaban como un hombre que reclutaba adolescentes para satisfacer sus apetitos sexuales.

Aunque el financiero murió antes de que se le juzgara, las investigaciones en torno a sus actividades y cómplices, continúa revelando el oscuro ambiente de abuso que conformó.

Para probar su influencia –refiere el medio español– exhibía las fotos de figuras como Woody Allen, Naomi Campbell y Jean-Luc Brunel. Montó incluso conferencias científicas en su isla privada en el Caribe a las que asistieron personalidades como Stephen Hawking.

Con fama de empresario de éxito y filántropo, se dejaba ver con celebridades como el expresidente Bill Clinton o el príncipe Andrés de Inglaterra, quien está siendo seriamente cuestionado por su posible participación, directa, en el tráfico de jovencitas que aparecían del brazo de Epstein en sus mansiones.

Su fama como pedófilo no es reciente. Hace más de una década, había sido acusado de prostituir a una menor. Logró salir de prisión consiguió que el hecho no afectara su reputación.

El manto de protección en torno al depredador abarcaba todas las aristas. Donald Trump llegó a decir “es alguien con quien uno se divierte mucho” y al que le gustaban las mujeres guapas tanto como a él.

El actor Kevin Spacey y el comediante Chris Tucker también formaron parte de ese estrecho círculo, hasta el punto de que viajaron juntos por África para un proyecto de la Fundación Clinton.

En una de las últimas denuncias que recibió el pederasta, la joven Mary Doe cuenta cómo hablaba de sus amistades para intimidarla. “Me arrebató mi inocencia sexual frente a un muro lleno de fotografías enmarcadas de él sonriendo y dando la mano a celebridades y líderes políticos”, afirma en la nota de referencia.

La trama de abusos y complicidades no termina con la muerte de Epstein. Aunque muchas celebridades buscan desvincularse del empresario, otros nombres continúan apareciendo, como Ghislaine Maxwell, hija del magnate británico Robert Maxwell, como presunta madame y reclutadora.

Mientras tanto, las víctimas claman justicia y buscan que más mujeres se sumen a denunciar y abrir los secretos de un hombre que tenía un enjambre de cómplices y protectores.

Deja un comentario