El cantante y productor musical estadounidense Robert Sylvester Kelly, mejor conocido como R. Kelly, solicitó, de nueva cuenta, poder continuar con su juicio en calidad de arresto domiciliario, esto ante la posibilidad de contagiarse de COVID-19, luego de que seis reclusos dieran positivo al padecimiento en el Centro Correccional Metropolitano de Chicago (CCM).

De acuerdo con medios internacionales, el equipo de abogados del intérprete de Step in the Name of Love y I Believe I Can Fly, realizaron una segunda solicitud de liberación para su cliente, pues algunos reclusos dieron positivo al padecimiento que ataca a nivel mundial, por lo que el resto de la población carcelaria, en donde se encuentra R. Kelly, ha experimentado altos niveles de estrés y ansiedad.

Michael I. Leonard, abogado de Kelly, externó que, sin dudarlo, el cantante se contagiará de COVID-19, pues en el CCM existe el riesgo de que los internos sanos entren en contacto con aquellos que padecen la enfermedad y, sin embargo, son casos asintomáticos

«Según los informes, los reclusos golpean puertas, paredes y ventanas pidiendo ayuda», escribió el abogado Leonard en su solicitud para que el cantante pueda llevar su proceso, por cargos de abuso sexual, desde un arresto domiciliario, mismo que le fue negado hace unos días, pues la jueza de distrito de Estados Unidos, Ann Donnelly, recalcó que el acusado podría darse a la fuga e intimidar a los testigos de su caso.

“Kelly sería la persona más obvia y reconocible en las calles de Chicago, o en cualquier otro lugar del país, a la luz de las severas restricciones de permanencia en el hogar que están y seguirán vigentes», destacó el abogado tras la negativa de la jueza y profundizó que, de otorgarle la posibilidad de llevar el juicio en arresto domiciliario, Kelly utilizaría un GPS para estar monitoreado todo el tiempo e impedir una posible huida