Reacomodo moreno: someten a Polevnsky 

256

Cuadrante político

 Por Fernando Acuña Piñeiro

 

Este miércoles, la resolución del Tribunal Federal Electoral validó el sexto Congreso Nacional Extraordinario de MORENA, donde fue electo el nuevo Presidente, el barzonista Alfonso Ramírez Cuéllar, y en el mismo fallo de esta máxima autoridad judicial se declara como válido el método de la encuesta que había sido rechazado por Yeidckol.

De esta manera llega a su fin una era interna del morenismo, en la cual Yeidckol Polevnsky cruzó la gloria y el infierno, pues de ser la dirigente del partido del cambio político, en el 2018, con una votación histórica de más de 30 millones de votos, posteriormente se convierte en la principal enemiga de la democracia morenista, poniéndole candados a las candidaturas a las diputaciones locales, en 2019, lo cual afectó profundamente a MORENA en Tamaulipas.

De este reacomodo tamaulipeco hablaremos párrafos más adelante, pero antes vamos a ver cuáles son las tribus morenistas que salen fortalecidas de esta mitosis política, en la cual, como ya lo señalamos en el título de esta columna, la gran perdedora es Yeidckol Polevnsky, la dama que una mañana arribó al salón de eventos del hotel Paradise, en esta capital, forrada de militares, y después se sabría que su vuelo lo hizo en un avión privado, todo un escándalo de opacidad, de autoritarismo y de soberbia, que hoy tiene sus consecuencias.

La derrota de Polevnsky favorece a dos de las tribus morenistas más cercanas al Presidente de la República: primero hablaremos de ‘Los Marcelos’, como se le conoce al grupo político capitaneado por el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón, uno de los miembros del gabinete más cercanos al presidente AMLO, y al cual algunos analistas le han dado un calificativo de vicepresidente, dada su enorme influencia en temas relacionados con la política interior del país, a pesar de que la encomienda de su ministerio es la política exterior.

¿Por qué el cambio de MORENA favorece al ‘Ebrardorismo’? Bueno, pues obedece a que el brazo derecho del canciller es Mario Delgado Carrillo, fuerte aspirante a la dirigencia nacional de MORENA, considerado como el destinatario del método de la encuesta propuesto por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

No debemos pasar por alto que la dirigencia nacional de Ramírez Cuéllar en MORENA está definida para que dure en ese cargo de tres a cuatro meses solamente. Es decir, que después de este plazo, allá por mayo o junio, deberá lanzarse una nueva convocatoria para elegir al dirigente definitivo, esta vez, por la vía de las encuestas. Y hasta ahora, salvo que ocurran cosas en contrario, el candidato de Palacio Nacional es Mario Delgado.

La otra facción que se ve beneficiada con este reacomodo interno del morenismo nacional, es la llamada tribu de los ‘Berthos’. Esta corriente es encabezada por el actual coordinador de los programas sociales en el Gobierno obradorista, Gabriel García Hernández, y por la presidenta del Consejo Político de MORENA, Bertha Luján Uranga.

Se trata de un grupo político bastante hábil y poderoso, que supo disciplinarse a la voluntad del presidente Obrador, en el sentido de que se realizara un Congreso Nacional Extraordinario, donde el candidato único fue Ramírez Cuéllar. O sea, la gran mano que sigue haciendo el juego en MORENA es AMLO. Esto es por demás obvio. Sólo personalidades obcecadas como Yeidckol no lo supieron entender.

Se entiende que los ‘Berthos’ y los ‘Marcelos’ van a trabajar juntos en la conducción de la nueva etapa política que se avizora en MORENA.

 

Se fortalece el grupo ‘lujanista’ en Tamaulipas

Al menos en entidades como Tamaulipas –y aquí ya entramos en el tema local–, la ratificación de Ramírez Cuéllar está siendo festejada por los órganos de la dirigencia estatal morenista, mismos que con personalidades como el profesor Enrique Torres y Jaime Oyervides están haciendo equipo.

Atrás de esta estructura morenista tamaulipeca residen liderazgos como el del alcalde Adrián Oseguera Kernion, mismo que, desde un inicio impulsó y colocó en cargos estratégicos de MORENA a cuadros partidistas afines a su proyecto estatal por la gubernatura. No debemos olvidar que los alcaldes morenistas Adrián Oseguera y Mario López Hernández están aliados y apoyando al ‘berthismo’ nacional.

 

Gerardo Peña hace el uno-dos con el Gobernador

Desde que se inicia el sexenio, pero más marcadamente ahora que ha dado inicio la LXIV Legislatura en Tamaulipas, el líder de la Junta de Coordinación Política en el Congreso local, Gerardo Peña Flores, está haciendo el uno-dos con el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca.

Ya les hemos comentado cómo en su oportunidad GP ha salido al foro público para defender la estrategia cabecista en temas torales como la seguridad, el presupuesto o la salud, considerados medulares, o para efectos de dar respuesta a las más sentidas demandas de las y los tamaulipecos.

En esta ocasión, el líder de la bancada azul subió a tribuna para señalar que el próximo cuarto informe del gobernador Cabeza de Vaca será un recuento de los logros en esta administración, entre ellos, mencionó, el de los buenos resultados en el combate a la inseguridad.

Pero también se refirió a los graves problemas nacionales que no han sido solucionados por el gobierno obradorista, y que, aseguró, repercuten en todo el país y específicamente en Tamaulipas.

No sabemos cuál sea el alcance o el significado de esta estrategia política, donde GP da seguimiento puntual a la estrategia cabecista y se convierte en el defensor más férreo de su contenido. Pero esto es un hecho incuestionable: como en las carreras ciclistas, Gerardo está haciendo el uno-dos con su líder político, el Gobernador. ¿Tendrá esto algún mensaje para el futuro?

Deja un comentario