El Patinadero

Por Juan Antonio Montoya Báez

Los líderes cupulares del PRI siempre son demasiado institucionales. Es muy raro que levanten la voz para demandar recursos o respeto, todo lo prefieren negociar en lo oscuro a la vieja usanza.

Eso les permitió crecer en el pasado, pero también hoy frena su recomposición, pues lucen sin liderazgo y descabezados a la espera de indicaciones de qué hacer y cómo actuar en caso de un ataque enemigo a sus covacha.

Permiten el paso de las filas y se pliegan a caprichos o propuestas. Ayer dieron una muestra de esa cuestionada institucionalidad cuando los gobernadores priistas se reunieron en Palacio Nacional con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El motivo es fácil imaginar y es la firma del convenio de colaboración y aceptación del Instituto Nacional de Salud y Bienestar, sin importar todos los señalamientos, debilidades y dudas presupuestales que surgen tras su propuesta oficial.

Los gobernadores son presionados para que firmen. Uno, con las auditorías federales; y dos, con la incapacidad de poder atender el tema de salud en sus respectivas entidades.

Son estrangulados con recursos de salud, educación y seguridad pública, pero no dicen nada, aguantan el castigo, sufren y gozan de las relaciones tóxicas, aunque al final pagan los ciudadanos que representan.

Los priistas gustan de los acuerdos, siempre prefieren un mal arreglo que un buen pleito, pero parece que eso no funciona en la actualidad. Pero no se enseñan a luchar por sus intereses y siempre aceptan los caprichos ajenos y los adoptan como propios.

Esa incapacidad guerrera les impide volver a retomar el rumbo, los que actualmente ostentan el poder tienen esa capacidad de ir a la guerra con todo el ímpetu; el propio AMLO ejecutó 18 años de lucha hasta alcanzar la Presidencia, lo mismo se puede decirse del actual gobernador panista Francisco Javier García Cabeza de Vaca, con sexenios de pelea hasta alcanzar la victoria.

Es por eso que la actitud de los gobernadores panistas es totalmente distinta a la que asumen los azules. Ellos inician una lucha por que se clarifiquen y se transparenten las reglas del INSABI.

El gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca envía junto a otros mandatarios panistas, un documento a la Secretaria de Salud sobre el tema del INSABI.

”Lo estaremos dando a conocer a través de la Asociación de Gobernadores de Acción Nacional, donde estaremos dando una propuesta, ya mostraron interés otros gobernadores de otros estados, es por eso que queremos unir criterios con la única finalidad de no solamente garantizar un buen sistema de salud y que no sólo sea gratuito, sino de calidad”.

La secretaria de Salud, Gloria Molina Gamboa, por lo pronto se quejó del recorte de 15 millones en el presupuesto del Seguro Popular que recibió Tamaulipas para el 2020;  y ese dato sólo es para establecer las presiones que se resentirán.

Molina, acompañada de los secretarios de salud de los estados del PAN entregan la propuesta donde exigen reglas sobre el destino de los recursos del Seguro Popular, que ahora se redujeron afectando la calidad en la atención.

El desabasto de medicamentos es por desgracia un problema nacional, al cual no se le ve solución.

Ojala y los gobernadores priistas también presionaran, pero en estos momentos les resulta más fácil agachar la cabeza, buscar acuerdos y beneficios, aunque pierdan con el INSABI, al igual que los millones de mexicanos que pierden con la desaparición del Seguro Popular.

Bueno, por hoy es todo.

Adiós y aguas con los patinazos…

Contacto: patinadero@hotmail.com

Deja un comentario