La ola de amenazas falsas de bomba continuó en esta capital, con advertencias de que habían sido colocados este tipo de artefactos en la Catedral de Cristo Salvador así como en el centro comercial Gorod, informaron servicios de emergencia moscovitas.

Mientras tanto en la noroccidental San Petersburgo siguió la llegada de amenazas de bombas que inició desde el pasado 10 de noviembre, también sin resultados concretos.

En la catedral ortodoxa a unos cuantos cientos de metros del Kremlin, la amenaza resultó falsa en el tercer incidente similar en menos de una semana, señalaron las fuentes a la agencia rusa de noticias Itar Tass.

Una situación parecida ocurrió en la tienda departamental Tsnetnoi del centro comercial Gorod, ubicado en el sureste de Moscú, donde fueron desalojadas unas mil 300 personas para hacer la revisión de las instalaciones pero sin resultado alguo.

De acuerdo a Itar Tass, la serie de amenazas de bombas comenzaron en la capital rusa el pasado 28 de noviembre, con desconocidos advirtiendo de que han sido colocados artefactos explosivos en edificios judiciales, escuelas y centros comerciales todos ellos falsos.

En tanto, en San Petersburgo más de 12 escuelas, hospitales y edificios judiciales recibieron las amenazas de explosivos este lunes.

Las advertencias que más llamaron la atención fueron las que se referían al museo del Hermitage y al aeropuerto Pulkovo, el cuarto en materia de tránsito en toda Rusia, en ambos casos sin que la policía encontrara artefactos explosivos.

Deja un comentario