Si de por si la estaban pasando mal, el error del restaurante lo hizo aún más difícil para una familia que se encontraba de luto por la pérdida de un ser querido.

Por una selfie descubre que fue robada de un hospital al nacer
En la ciudad de Rostock, Alemania, una joven de 18 años ayudaba a su mamá a preparar pasteles para atender a varias personas que estaban en un funeral. Ella cumplió con su parte, pero además decidió hacer un pastel ‘especial’ para sí misma.

Sin embargo, no avisó ni dejó alguna nota que aclarara que esa pieza en específico debía quedarse ahí en el restaurante. Por ello, la mamá la tomó junto a todas las demás y las llevó al velorio.

Según informa el diario Deutsche Welle, el postre que contenía mariguana se le entregó a un grupo de 13 personas, quienes lo acompañaron con café.

Tras comer los pasteles, según contaron a la policía local, la viuda y los demás seres queridos comenzaron a sentir mareos y náuseas. Varios fueron al doctor y una más terminó en el hospital.

Al investigar las causas encontraron que la culpable había sido la chica de 18 años, la cual enfrenta cargos por negligencia, lesiones corporales, perturbación de un funeral y violación de la ley antidrogas de Alemania.

Deja un comentario