Por Ramón Mendoza S. 

 

Ciudad Victoria, Tam.- Derivado del cierre parcial de sus negocios –según lo establece el último decreto emitido por el Ejecutivo que inhibe la apertura todos los fines de semana y de lunes a viernes en horario restringido–, los vendedores ambulantes comenzaron a despedir empleados. 

Paulino Cortez, líder de los vendedores ambulantes en la zona centro de Victoria, dijo que es injusto que mientas a las tiendas de autoservicio  les dan mayor apertura a ellos los restringen en su actividad comercial. 

“Muy mal, nos está afectando mucho las ventas, todos los compañeros estamos trabajando de lunes a viernes de acuerdo al decreto que expidió el Ejecutivo estatal y nos está yendo muy mal, venimos a platicar sobre eso, no es lógico que nos cierren un puesto donde tenemos acceso durante el día a unos cinco o diez clientes, cuando un centro comercial tiene arriba de 100 compradores”, acotó. 

Indicó que las ventas se han desplomado hasta en un 70 por ciento y  la supervivencia del sector no sólo está en duda, sino la afectación sería múltiple porque de ello dependen cientos de familias. 

“Queremos ver si nos abren para que levanten un poco las ventas, ahorita estamos por los suelos, creo que estamos vendiendo un 30 por ciento. No nos alcanza para pagar y nos vimos en la necesidad de despedir trabajadores y a otros los tenemos a medio sueldo”, explicó. 

El dirigente de los comerciantes ambulantes reconoció algunos apoyos que han recibido, pero han sido insuficientes para paliar la parálisis económica que padece la ciudad y son ellos uno de los sectores más afectados. 

“Venimos a dos cosas, primero agradecer los apoyos y en segundo lugar a ver si vamos a tener acceso a créditos; a un 90 por ciento se les entregaron apoyos; solo algunos tuvieron problemas con su identificación”, explicó.