Ramón Mendoza S.

 

Los recibos de luz de negocios de diversos giros, demuestran variaciones de hasta 300% en las tarifas, que en algunos casos representan hasta 50% de los costos de operación de las pequeñas y medianas empresas.

Naim Assad comerciantes citadino, señaló que en la temporada de verano que recién comienza, los recibos de la paraestatal se triplican lo que afecta de manera oneroso a los establecimientos que ya de por si enfrentan una endeble economía por los efectos de la pandemia del Covid-19 y que, con el pago de luz, les complica aún más.

“En la temporada de verano los recibos de la CFE se triplican, el corto de la energía ya no cuenta con subsidios y es realmente un problema que tenemos que enfrentar”, aseveró.

Frente a los aumentos, el propietario de este conocido negocio de la calle Hidalgo, pregunta: “qué pasó con la famosa reforma energética, pues dijeron que íbamos a pagar menos”.

Empresarios de restaurantes, tienda de electrónica, tienda de ropa y venta de celulares expresaron su preocupación por los recibos “gordos”. Por ejemplo, la factura de un restaurante alcanzó 26 mil pesos en agosto, y ahora se espera sea mayor.

Los casos de mayor consumo de electricidad se registran en las tiendas de servicio, donde los usuarios están obligados a tener los equipos de aire acondicionado encendidos durante las horas de atención al cliente para brindarles comodidad.

Otra queja tiene que ver con la nula sensibilidad de los funcionarios de CFE con aquellos giros que, por sus bajas ventas, no pudieron pagar a tiempo su recibo y les fue cortada la luz.

“Si no pagas el recibo no hay tolerancia, te cortan el servicio completo”, acotó.

Hasta la fecha, “no conocemos que ninguna queja o reclamos se haya resuelto a favor de los particulares”.

Consideramos que el clima de una posible confrontación con la CFE en poco ayuda a para salir de la crisis económica que arrastramos desde hace un año, añadió.

Deja un comentario