Ciudad Victoria, Tam.- El semáforo implementado por la Secretaría de Salud (federal), para indicar el estado de emergencia en que se encuentra el país por la propagación de la epidemia del coronavirus, marca naranja en Tamaulipas.

Pero en los últimos días aquí en la entidad siguió ascendiendo la curva de casos positivos y decesos; así que el Gobierno estatal sigue aplicando las restricciones bajo su propia medición.

Hace días la Organización Mundial de la Salud (OMS) le advirtió al Gobierno de México que se vive el momento más peligroso de la pandemia y por eso debe reforzar las medidas básicas de higiene para evitar rebrotes que agraven el problema.

El representante del organismo en nuestro país, Christian Morales, dijo que la población tiene la responsabilidad de continuar confinada, “ya que la epidemia está avanzando hacia su máximo apogeo”. Y, que al no tener una vacuna contra el virus, las medidas de prevención deberían aplicarse en un período de 18 a 24 meses.

“Estamos viviendo uno de los momentos más complejos –dijo–, y más peligrosos de la epidemia, donde varias entidades federativas avanzan a la cima. Algunas ya se encuentran ahí; han empezado a descender, pero aún están muy cerca de la cúspide”.

Lo cierto es que, acorde a las cifras que ofrece la Dirección General de Epidemiología, la propagación del coronavirus crece en todo el país pese a las medidas adoptadas por el Gobierno federal, pues hasta la fecha incluso la sociedad no ha entendido la gravedad del problema y sigue saliendo a la calle ‘en plan familiar’ o comprar bebidas alcohólicas. 

Tampoco algunas autoridades gubernamentales de los tres órdenes, y eso lo vemos en el mapa, pues han dejado que sus comunidades regresen a ‘la nueva normalidad’, pese a los riesgos que conlleva la convivencia.

Cierto es que el aislamiento podría influir a evitar el contagio, ¿pero en una familia donde el padre/madre tienen que salir a la calle para procurar el alimento diario cómo evitarlo?

Hay programas, también es cierto, de auxilio

Sólo que estos solamente benefician a los ‘empadronados’ en ciertos programas federales y estatales.

No a toda la población.

En fin, el contagio sigue y se multiplica cotidianamente.

¿Hasta cuándo?