Un tribunal argentino condenó a más de 40 años de prisión a dos sacerdotes católicos por el abuso sexual de niños sordos en un colegio de la provincia de Mendoza.

A tres años de los hechos, el sacerdote italiano Nicola Corradi, de 83 años, fue sentenciado a 42 años mientras que el argentino Horacio Corbacho recibió 45 años, además fue sentenciado otro sacerdote argentino Armando Gómez, de 49 años, a 18 años de cárcel.

Esta sentencia se da tras un juicio histórico que duró más de tres meses y en donde quedaron evidenciados los abusos sexuales entre 2005 y 2016 a alumnos del Instituto Antonio Próvolo para niños sordos.

Sobre estos casos, el papa Francisco no se ha manifestado al respecto, en un proceso en donde se conocieron los testimonios de jóvenes sobre supuestas violaciones cometidos por los sacerdotes en sus dormitorios y en los baños del colegio.

Hay que destacar que el Instituto Próvolo, ubicado en Mendoza, mil kilómetros al oeste de Buenos Aires, fue cerrado en 2016 después de que estallaron las primeras denuncias desde 2004.

Deja un comentario