El pronóstico del clima para este lunes incrementó el temor en la zona de incendios en la región de Adelaida, en el estado de Sur Australia, que como el resto del país se prepara a recibir el Año Nuevo.

Se prevén temperaturas por encima de los 40 grados centígrados que podrían alcanzar su máximo el martes en la zona occidental de Sídney y el estado de Nuevo Gales del Sur, en el suroriente australiano, reportó el sitio informativo news.com.au.

Los pronósticos climatológicos hacen temer que se repita el incendio que hace 10 días alcanzó 25 mil hectáreas y destruyó más de 80 casas.

Los bomberos han luchado desde unos cinco días antes de la Navidad y existe una probabilidad increíble de nuevos fuegos para este lunes en toda la zona afectada, dijo Mark Jones, jefe de bomberos en la zona.

Llamó a los habitantes de los alrededores a estar listos para evacuar, sobre todo el lunes por la mañana, para cuando se espera que las condiciones sean peores, con temperaturas por encima de los 40 grados centígrados y vientos de hasta 40 kilómetros por hora.

En Nuevo Gales del Sur la tarde de este domingo se reportaban 95 incendios, de los cuales 48 estaban fuera de control, precisaron los bomberos locales.

El comisionado rural del servicio de incendios en el estado, Shane Fitzsimmons, coincidió en que las condiciones podrían empeorar hacia el martes, con zonas de alto riesgo en el noroeste y suroeste de Sydney.

Precisó que el fin de semana se registraron tormentas eléctricas que crearon nuevos fuegos con posibilidades de repetirse en los días por venir.

En tanto el Consejo de la ciudad de Sydney anunció que el tradicional espectáculo de fuegos artificiales con que se recibe anualmente el Año Nuevo seguirá adelante, aunque el servicio rural de incendios dejó abierta la posibilidad de cancelación en el último minuto.

La cancelación tendría pocos beneficios prácticos para las comunidades afectadas, además de que en los preparativos ya se gastó la mayor parte del presupuesto, dijo la jefa de espectáculos de la ciudad, Tanya Goldberg a la Australian Broadcasting Corporation (ABC).

Deja un comentario