Por Ramón Mendoza S.

 

Los trámites y servicios que se realizan ante el Instituto Registral y Catastral de Tamaulipas (IRCT), presentan un variación a la alza de un 5 por ciento en relación al ejercicio fiscal del 2019.

Este ajuste se debe a la extensión que cada año registra la Unidad de Medida y Actualización (UMA). Base numérica que establece la ley para el cobro de los servicios que aquí se prestan.

Pero también fue creado un nuevo impuesto, que se aplicará a todos aquellos documentos calificados con defecto u omisión.

El presidente del Colegio de Notarios Públicos en Ciudad Victoria, Diego Armando Villanueva Morales, señaló que como es común cada inicio de año, se actualizan dichos valores conforme lo establece la propia ley de ingresos para el estado de Tamaulipas.

“Si hay una novedad en los cobros para este año 2020, se trata de un ajuste por calificaciones con defecto, que son aquellas donde se presenta un documento, lo revisa el registrador y si por alguna razón arroja que no es inscribible, porque falta algo subsanable pero con defecto, entonces lo niega para su corrección”, afirmó.

Refirió que por procedimiento registral ha de entenderse la serie de actividades que se desarrollan desde la aportación de un título hasta una inscripción por liberación de gravamen o demás, solicitando su inscripción, hasta que se pronuncia el registrador, inscribiendo, suspendiendo o denegando el asiento.

“El registrador ordena al gestor de la notaría que subsane la omisión para reingresar el documento, cobrándose por esta nueva operación una nueva UMA (87 a 90 pesos), de tal manera que esto es nuevo. Como notarios consideramos que es justo porque el estado realizó un trabajo que por omisión o error tiene que ser subsanado por la parte actora. En este caso, nosotros”, aseveró.

A partir del mes de febrero se modificarán las tarifas, una vez que sea reformada por la Comisión Nacional la Unidad de Medica y Actualización (UMA), siendo el tramite más común u oneroso el de 10 UMAS, y el de copias que van de una a dos.

“Todos los pagos que se hacen a través del IRCT están programados en la Ley de Ingresos del Gobierno del Estado; son tipificados en UMAS, de tal manera que cada que inicia un año son sujetos a una actualización y por ende se incrementan un poco los costos de los servicios que presentan los notarios ante estas instancias de Gobierno”, detalló.

Deja un comentario