Por Juan Sánchez-Mendoza

 

El encuentro que el presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo con los gobernadores del Partido Acción Nacional (PAN), fue de mera cortesía. Degustaron pescado al pipián y aguas frescas, pero sin alcanzar acuerdos sobre la ‘adhesión’ de diez entidades al Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI).

Y aunque no hay rompimiento, tampoco se ve disposición por parte de la Federación para establecer convenios que permitan a los diez gobiernos albicelestes manejar directamente los recursos del Sistema de Salud –que por ley les corresponden–, para la compra de medicamentos y equipo; y la administración de la infraestructura hospitalaria.

Esto quedó en claro puesto que, al concluir el encuentro, el presidente Andrés Manuel López Obrador, simplemente comentó en twitter “Comimos y tratamos asuntos de interés público… tenemos relaciones de respeto y el deber de trabajar juntos en beneficio de la gente”.

Empero, más tarde un comunicado de la Asociación de Gobernadores de Acción Nacional (GOAN), precisó: “La Federación redujo la posibilidad de un acuerdo a una postura única: adherirse o rechazar el modelo original del INSABI en su totalidad”.

¿Entonces dónde quedó el acuerdo entre los mandatarios albiazules y el gabinete federal de salud?

El documento del GOAN, dice: “Lamentamos que el día de hoy, dicho convenio no se haya ratificado por el Gobierno federal”.

Y recalca que “será decisión de cada entidad, de conformidad con sus circunstancias locales, definir sobre el tema”.

Pero independientemente de la decisión que tomen, los estados integrantes de la GOAN solicitarán sumarse al esquema nacional de adquisición consolidada de medicamentos, como originalmente se había planteado. También mantendrán la exigencia de que sus estados reciban la totalidad de los recursos a los que tienen derecho.

 “Como entidades federativas tenemos un imperativo moral de coordinación en beneficio de las familias, por ello insistiremos en el diálogo como vía para construir un sistema universal, gratuito, progresivo y de alta calidad que atienda eficientemente a la gente.

López Obrador les recomendó a los gobernadores reunirse con Juan Antonio Ferrer Aguilar (el director de INSABI).

“Y cada uno de nosotros nos reuniremos con él, esta semana o la próxima”, comentó el mandatario de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo.

Por su parte el gobernador de Aguascalientes, Martín Orozco Sandoval, quien preside el GOAN, al salir del encuentro, comentó: “Sí, sólo buenas intenciones de ambas partes, pero ningún acuerdo concreto. Ahorita no hay nada, no se firmó nada, sólo ver un tema de corrida financiera para garantizar la gratuidad. La reunión sigue en pláticas…”

Aparte de ellos, ala comida asistieron Carlos Mendoza David (Baja California Sur), Javier Corral Jurado (Chihuahua), José Rosas Aispuro (Durango), Antonio Echavarría García (Nayarit), Francisco Domínguez Servién (Querétaro), Carlos Joaquín González (Quintana Roo), Francisco Javier García Cabeza de Vaca (Tamaulipas) y Mauricio Vila Dosal (Yucatán).

Por cierto, los puntos convenidos entre los gobernadores y el gabinete federal de salud que no respetó el Presidente para la gratuidad progresiva, son:

1) Mantener la propiedad y manejo de infraestructura estatal;

2) Posibilidad de comprar medicamentos con precios referenciados;

3) Acceso a todos los fondos federales; y

4) Un modelo de salud nacional.

Deja un comentario