Funcionarios de las Naciones Unidas y mexicanos reflexionaron esta semana, a propósito del Día Internacional del Migrante, sobre la situación migratoria ante un posible juicio político de Donald Trump, aprobado el miércoles en la Cámara de Representes.

El mandatario estadounidense ha convertido la migración en asunto prioritario de su gobierno y desde que inició su gestión ha impulsado iniciativas rechazadas dentro y fuera del país. Se espera que el tema forme parte importante de su campaña de reelección en 2020.

Cada país tiene políticas y posicionamientos particulares, pero las implementadas por Estados Unidos “han generado una acumulación de migrantes en la frontera norte y nosotros hemos establecido programas para personas que quieren regresar”, comentó Christopher Gascón, vocero de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la agencia de las Naciones Unidas (ONU), en México.

“Las condiciones son muy difíciles, particularmente en esta temporada con el frío en la frontera […] los niños son más vulnerables por su condición, pero nosotros tratamos de darle un apoyo adicional a ellos”, explicó a Notimex.

Sin señalar directamente, el director general de la OIM, António Vitorino, coincidió en un comunicado que el “clima político actual” es un “verdadero reto que expone a los migrantes a convertirse en el chivo expiatorio al que se achacan gratuitamente todos los males de la sociedad, cuando en realidad cabría considerarlos como parte de la solución”.

En septiembre, Donald Trump advirtió a los migrantes desde la sede de la ONU que “si llegan hasta aquí no se les dejará entrar, regresarán a sus hogares. No van a poder entrar en nuestro país. Mientras que yo sea presidente de los Estados Unidos aplicaremos nuestras leyes y protegeremos nuestras fronteras”.

“Estamos preparados para cualquiera que sea la dinámica de movilidad humana pues siempre hemos sido una ciudad hospitalaria […] hay visibilidad por lo ocurrido a finales de 2018, pero creo que es un fenómeno multifactorial”, afirmó la doctora Almudena Ocejo Rojo, Secretaria de Inclusión y Bienestar Social de la Ciudad de México (SIBISO).

El gobierno local culmina un censo migrante. En su cálculo del año pasado, estimaba en cinco mil 500 personas los migrantes que van de paso con dirección a Washington. Más del 80 por ciento son hondureños.

La visión de Trump obedece a “una lógica de supremacía racista que implica un maltrato a los pobladores ajenos a su país, desconociendo el origen de esa nación, formada por migrantes”.

“Lo grave es que coloca a todos los migrantes en condición casi de delincuentes y eso es violatorio de sus Derechos Humanos“, sentenció Ernesto Alvarado Ruiz, director ejecutivo de la cooperación internacional en la capital mexicana.

El mes pasado, la OIM afirmó que 2019 es el año más mortal para los migrantes y refugiados. Un total de 634 personas han perdido la vida mientras buscan llegar a Estados Unidos. Esta situación, en vísperas de la campaña electoral de Donald Trump, podría acrecentarse en 2020.

Deja un comentario