91231027. Samalayuca, Chihuahua, 31 Dic 2019 (Notimex-Javier Lira).- Las dunas errantes de Samalayuca enfrentan la amenaza de un nuevo enemigo: la mina propiedad de una empresa canadiense que pondrá en grave riesgo la conservación de este atractivo natural que ha permanecido asentado durante siglos en esta región norteña. Samalayuca, Chihuahua, 30 de diciembre de 2019. NOTIMEX/FOTO/JAVIER LIRA/JLO/ENV

Caminar por la sierra de Samalayuca equivale a hacer un recorrido en el tiempo. Sus piedras exhiben los vestigios de una cultura ya extinguida: los petrograbados de los Mogollones que han sobrevivido al paso de los siglos.

En la actualidad un proyecto de explotación minera pone en riesgo su permanencia.

La huella de los antiguos pobladores de esta región del norte del país se extiende a lo largo de varios kilómetros, donde se pueden admirar las figuras que tallaron en las piedras, con representaciones de arte rupestre elaboradas por quienes vivieron ahí hace más de dos mil años.

La sierra de Samalayuca también guarda en sus entrañas un sitio arqueológico llamado “Las 40 casas”, mismas que eran las viviendas que los Mogollones construyeron dentro de una cueva para protegerse y vigilar sus cultivos.

El agricultor Ramiro Herrera Alvarado, con una sonrisa de incredulidad, enlista cada una de las acciones que según los inversionistas de la mina La Gloria, desarrollarán ahí para dejar la sierra en las mismas condiciones en que la encontraron antes de extraer cobre y metales preciosos.

“Según uno de los candados ecológicos dice que no venden, que sólo rentarán las tierras, otro es que los petrograbados van a hacerlos área turística”, indica.

“Y otro es que van dejar el cerro mejor de lo que estaba, serán Dios para poder dejarla igual –expresa sonriendo-, que van a barrenar todo y después van a tapar y van echar la piedra desmineralizada y le van a echar tierra fértil arriba”, añade.

Hace alusión a los argumentos que esgrimen los inversionistas para que los pobladores autoricen a Samalayuca Cobre, VVC Exploration, Firex, Orford Resources Ltd., e Inversiones Agrofinancieras de Panamá, S.A., empresas interesadas en explotar el yacimiento.

Y agrega: “Esos son los candados ecológicos que ellos dicen, ¿pero dígame qué candados ecológicos van a frenar la contaminación? ¿Simplemente van a levantar una barda del tamaño de la sierra para que no nos pasen los vientos fuertes?”, cuestiona.

En esta tarea de la defensa del medio ambiente, la respuesta de las autoridades federales está a favor de los inversionistas, ya que hay contratos firmados por la administración del expresidente Enrique Peña Nieto auspiciados por la Reforma Energética.

“Incluso Francisco Quiroga, el subsecretario de Minería, compara la sierra de Samalayuca con una casa de renta, que hay que dejarla mejor que de lo que ya está. No es una barda que la tumba uno y la vuelve a levantar, incluso ni la barda la deja uno igual, menos un ecosistema”, advierte el joven agricultor al funcionario federal.

Deja un comentario